Jerez

Cinco sectores productivos generan viabilidad gracias a las cofradías

  • Artesanía, comercios, tintorería, música y floristas mueven otro millón de euros añadido

Los talleres de bordados mantienen puestos de trabajo gracias a la demanda de trabajos para las cofradías. Los talleres de bordados mantienen puestos de trabajo gracias a la demanda de trabajos para las cofradías.

Los talleres de bordados mantienen puestos de trabajo gracias a la demanda de trabajos para las cofradías.

Deteniéndonos en otros aspectos económicos, la Semana Mayor también presenta un importante conducto por el que circula un flujo económico tan importante que, para determinados sectores, es el pilar o eje que sostiene la viabilidad de una determinada actividad e, incluso, el mantenimiento de puestos de trabajo.

Un sector sensible a la Semana Santa y a las cofradías en general que encuentra su núcleo estructural de viabilidad es la artesanía y servicios a las corporaciones nazarenas. Una artesanía que se nutre, tanto de trabajos de encargo que sólo las cofradías solicitan, así como un ámbito de negocio circunscrito a las muchas restauraciones o mantenimiento de un patrimonio que, gracias a las cofradías, se mantiene y se conserva. La orfebrería, los bordados o la fábrica de cera son algunos ejemplos de toda esta estructura económica que, en Jerez, sobrepasa, al menos, a la veintena de puestos de trabajo. Confección de túnicas, talleres de costura, restauraciones, trabajos de bordados en los talleres que mantiene la ciudad, asi como orfebrería, tallistas, artesanos de la madera, fábrica de cera mantenimiento y restauraciones, arroja una cifra que ronda en los 600.000 euros. Un auténtico tejido productivo que no tendría sentido sin la presencia de las cofradías.

Floristas y empresas del cultivo de la flor son también beneficiadas en los días de la Semana Santa. Unas fechas en las que la facturación se dispara ante la gran demanda que ocupan, ya no sólo a las cofradías con sus exorno florales para sus pasos, sino también con los altares y los presentes entre corporaciones a modo de ramos. El estudio llevado a cabo por este medio nos ofrece un resultado que rondaría, entre la facturación en concepto de flores y el mantenimiento del oficio de florista que no sólo prepara, sino que coloca flores en los pasos, una cifra que ronda los 90.000 euros.

Las sillas conforman una de las grandes partidas del movimiento económico que mueven las seis jornadas de procesiones en la Semana Santa. Un desembolso para miles de bolsillos de jerezanos que disfrutan de estas celebraciones en plena carrera oficial ocupando un palco o silla. Las estimaciones de movimiento económico para las cofradías jerezanas, de la que se nutren para posteriormente llevar a cabo proyectos de restauración o ampliación de patrimonio que permite la viabilidad del tejido productivo antes mencionado, asciende a un montante de casi medio millón de euros.

Las cofradías también se nutren en estos días de importantes ingresos en concepto de papeletas de sitio. Gran número de hermandades, desde hace años, adoptaron la fórmula de un paquete en concepto de aportación que conlleva los recibos de pagos de hermanos y la papeleta de sitio. Teniendo en cuenta los cerca de diez mil nazarenos que la Semana Santa jerezana moviliza por las calles, la cifra de ingresos en concepto de la parte abonada en papeletas de sitios podría estar rondando en los 145.000 euros.

Un apartado ciertamente curioso y que podría pasarse por alto a pesar de su importancia, es el comercio de la limpieza de prendas textiles. Lavanderías que en las fechas previas ven sus mostradores con una gran demanda de clientes que envían a lavar y planchar las túnicas nazarenas. Los ingresos efectuados en la totalidad de comercios dedicados a la limpieza textil en concepto de túnicas de nazarenos rondan una facturación global de alrededor de los 145.000 mil euros si tenemos en cuenta que, un gran porcentaje de cofrades, deciden enviar sus túnicas a este tipo de servicios de preparado de prendas.

Por último, un movimiento económico importante de la 'industria' que mueve la Semana Santa son las bandas de música. Sin duda una cuenta en el debe de no pocas cofradías que hacen un esfuerzo por traer lo más florido del panorama músico cofrade del presente. Teniendo en cuenta que en la ciudad, esta cuenta de gasto asciende a nada menos que cuarenta y una cofradías, es decir más de un noventa por ciento, el movimiento económico que sostiene este apartado tan importante de la Semana Mayor asciende en una media de 246.000 euros.

En definitiva todo un entramado económico que se sostiene gracias a las hermandades y, fundamentalmente, circunscrito a los días de la Semana Santa. Y es que, los días santos, no sólo son de un cierto movimiento de la devoción y los sentimientos. También lo es de un importante tejido económico de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios