Jerez Industrial

Cabello destroza con dos zarpazos

  • Los de Nico Sosa salen dormidos en la 2ª parte y cuando merecen el empate el ex xerecista sentencia el encuentro

El viaje a Lucena no fue fructífero para los intereses del Jerez Industrial, que cayó 2-0 en Lucena con el ex xerecista David Cabello como verdugo.

El cuadro aracelitano demostró una enorme pegada, ya que aprovechó sus escasas ocasiones para sumar tres puntos ante un Jerez Industrial que en la primera parte se contagió del ritmo lento que impuso el Lucena. Los jerezanos encajaron el primer gol a los tres minutos de la reanudación, probando la misma medicina que aplicaron hace una semana contra el Écija y aunque luego buscaron la reacción y tuvieron alguna que otra ocasión para lograr el empate lo que llegó fue el segundo tanto, también de Cabello.

El Lucena salió animoso. El empuje de la grada le hizo dar un paso adelante que no tuvo continuidad con el paso de los minutos por el serio planteamiento de su rival. Y es que el Industrial llegó a la Ciudad Deportiva con una idea clara: dejar pasar los minutos con la portería a cero y buscar constantemente al pichichi Manu Barreiro. Con todo, su planteamiento pudo irse al traste a las primeras de cambio. El cronómetro no había llegado al minuto 1 cuando una caída de Troiteiro a la derecha fue culminada con un centro que Montenegro dirigió al larguero desde el punto de penalti.

Pero el ímpetu celeste se acabó pronto. El cerrojazo jerezano fue poco a poco imponiéndose, dando paso a un carrusel de balonazos con poco sentido y mucha pelea en las inmediaciones de las áreas. A Chico le tocó bailar con Barreiro, y salió bien parado; algo similar le ocurrió a Ione y González en su pugna con un combativo David Cabello.

Con este panorama, quedaba claro que las ocasiones quedaban reducidas a la estrategia. El Industrial probó fortuna en el minuto 28: Bello ejecutó un libre directo que golpeó en Babin; el balón salió repelido hacia el segundo palo con Michi tumbado en el suelo y D’Jily, a las primeras de cambio, soltó un derechazo que salió junto al poste.

El decorado del duelo cambió por completo a la salida de vestuarios. Otra vez, como en el comienzo del encuentro, el Lucena salió enchufadísimo. Pero en esta ocasión sí encontró recompensa. Tras un tiro de Troitiero desde el centro del campo que no sorprendió a Alberto, Montenegro asistió entre líneas a Cabello, que ganó la carrera con los centrales y definió a las mil maravillas. El cuadro local ya mandaba, lo que obligó al Jerez Industrial a dar un paso al frente en busca de un resultado favorable para sus intereses.

Pronto gozaron de las primeras oportunidades los discípulos de Nico Sosa. Primero Bello hizo que Michi demostrara a todos los presentes que su titularidad no es fruto de la casualidad ni un capricho de Monteagudo al sacarse de encima un derechazo del extremo jerezano. Luego, Manu Barreiro se sacó de la chistera un remate imposible que salió ligeramente alto. En medio del caos en el que se convirtió el partido, también probaron fortuna Adrián Martín y D’Jily, lo que obligó al técnico celeste a mover ficha: Domingo entró por Óscar Ventaja y reforzó un centro del campo que andaba perdido.

Y el cambio no pudo ser más fructífero. Cuando llevaba apenas ocho minutos en el terreno de juego, un testarazo suyo para cortar un despeje en largo de la zaga industrialista fue aprovechado por el más listo de la clase, Cabello, para plantarse solo ante Alberto y superarlo con una sutil vaselina. En el último minuto, Barreiro reclamó un claro penalti de Marín en un forjeceo que al menos podría haber servido para maquillar el resultado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios