Jazz

Wynton Marsalis imagina a Buddy Bolden

  • El gran trompetista y 'conservacionista' del jazz pone música a un filme (impulsado por él) sobre la legendaria y casi 'invisible' primera estrella del género

La legendaria banda de Buddy Bolden, en una imagen de la película 'Bolden, where the music began'. La legendaria banda de Buddy Bolden, en una imagen de la película 'Bolden, where the music began'.

La legendaria banda de Buddy Bolden, en una imagen de la película 'Bolden, where the music began'. / D. S.

Hace un año se publicó Bolden, de Wynton Marsalis, la banda sonora de la película Bolden, where the music began [Bolden, donde comenzó la música]. Una biografía de Charles Buddy Bolden (1877–1931), el mítico músico de Nueva Orleans que es considerado como el primer músico de jazz. Figura legendaria en el mundo del jazz. Se sabe muy poco de él y de su música aún menos. Todo es información oral transmitida por quienes le conocieron o por quienes oyeron hablar de él.

La leyenda lo presenta como el mito fundacional del jazz. La información más completa y fidedigna sobre Bolden es la aportada por Donald M. Marquis, obtenida en una investigación realizada a lo largo de 15 años y publicada en 1978 por Louisiana State University Press bajo el título In Search of Buddy Bolden: First Man of Jazz. Hay una edición más reciente, de 2005, ampliada con nuevos datos y correcciones sobre la primera edición. Hasta la fecha es el mejor y más autorizado documentado acerca del músico. Tampoco existe ninguna grabación de su música. Un trombonista que tocaba con él, Willie Cornish, recordaba haber hecho grabaciones de cilindros de fonógrafo con la banda de Bolden, pero no se sabe de ninguna copia que haya llegado hasta el presente. Además, sólo se conserva una fotografía en la que aparezca el músico.

Muchos de los primeros músicos coetáneos acreditaron a Bolden y sus compañeros de banda como el origen de lo que más tarde llegó a conocerse como jazz, aunque el término no era utilizado aún en esa época. Buddy Bolden tocaba la música que escuchaba y la adaptaba de oído a la trompeta. Al hacerlo, creó una versión novedosa, más suelta y espontánea, del ragtime que mezclaba con blues rural. Parece que la banda de Bolden fue la primera en tocar blues con instrumentos de metal y que tomaban melodías de la música gospel que Bolden oía en las iglesias baptistas afroamericanas. Marquis, en su investigación, encontró evidencias de que el artista mantenía un mismo carácter en toda la música que tocaba: tono, melodía y ritmo, elementos diferenciales que caracterizaron el primer jazz.

Wynton Marsalis durante un concierto en el Lincoln Center. Wynton Marsalis durante un concierto en el Lincoln Center.

Wynton Marsalis durante un concierto en el Lincoln Center. / D. S.

El no conocer mucho acerca de Bolden ha facilitado que la leyenda haya ido creciendo con el tiempo y la especulación sobre su vida y su música sea terreno abonado para la literatura y el cine. Que terminara en un hospital psiquiátrico aporta al mito el ingrediente trágico que lo completa. Buddy Bolden fue internado en un manicomio del estado de Luisiana en 1907, a los 30 años. Allí permaneció el resto de su vida hasta que murió en 1931, a los 54 años.

Bolden, where the music began (2019) está dirigida por Dan Pritzker y ofrece una visión del entorno cultural en el que se originó el jazz y vivió el artista. Planteada como una narración no lineal, describe la historia del trompetista a través del racismo, la drogadicción, las enfermedades mentales, la misoginia, la prostitución y otras formas de explotación a las que estaban sometidos los negros en el sur de Estados Unidos a finales del siglo XIX. En la película el actor Gary Carr interpreta a Bolden y Reno Wilson a Louis Armstrong. El trompetista Wynton Marsalis aporta las partes de trompeta para ambos personajes.

La única fotografía que se conserva de Buddy Bolden (1877-1931). La única fotografía que se conserva de Buddy Bolden (1877-1931).

La única fotografía que se conserva de Buddy Bolden (1877-1931). / D. S.

La música es un viaje a los años del jazz inicial en la ciudad de Nueva Orleans, a caballo entre los siglos XIX y XX. Es un acierto que un conservacionista del jazz como Marsalis, gran impulsor del filme, se ocupe de inventar e interpretar musicalmente a Buddy Bolden. Ningún otro folclorista lo habría hecho mejor. Como se ha dicho, no se conoce ninguna grabación de Bolden, sólo referencias orales de músicos que lo acompañaron o de quienes lo escucharon. Diez de las 26 canciones del álbum son composiciones de Marsalis y encajan perfectamente con clásicos de la época, como Tiger Rag, Stardust, Black & Blue y Basin Street Blues, interpretados por Marsalis a la trompeta y corneta.

La banda sonora tiene garra y suena con energía, es potente, una brillante recreación-homenaje a Bolden. Marsalis cuenta que para imaginar la música de Bolden tuvo que idear un sonido compuesto, basado en tres trompetistas que conocieron al músico de Nueva Orleans y fueron influenciados por él y de los que sí se conservan grabaciones. "Freddie Keppard, que tocó en un estilo ragtime; Bunk Johnson, que tocaba con un sonido plomizo muy directo; y King Oliver, que tocaba con gran dignidad creando también muchos sonidos vocales (...) Puse esos tres estilos juntos y pensé: está bien, estos tres músicos fueron influenciados por Buddy Bolden, así que tomaron un aspecto de su personalidad para construir su interpretación. Entonces, Bolden podría tocar mejor que los tres”, ha explicado Marsalis.

El actor Gary Carr, caracterizado como Buddy Bolden en la película de 2019. El actor Gary Carr, caracterizado como Buddy Bolden en la película de 2019.

El actor Gary Carr, caracterizado como Buddy Bolden en la película de 2019. / D. S.

Toda la música está ejecutada por Wynton Marsalis y por miembros de la Orquesta de Jazz del Lincoln Center. Catherine Russell canta en dos temas, en un estándar de la época de Buddy Bolden, Make Me A Pallet On The Floor, y en la canción que cierra el álbum, Buddy's Horn, otra composición de Marsalis.

El CD esta publicado en formato digipack tríptico, con un folleto a color de 20 páginas que contiene un ensayo escrito por el clarinetista Michael White presentando el álbum y la figura de Bolden, además de los créditos de las sesiones de grabación y fotografías de la película. Cabe añadir que el disco está editado por Blue Engine Records, el sello del legendario Jazz at Lincoln Center, del que Marsalis es director ejecutivo.

La película no ha tenido éxito en Estados Unidos, por lo que en España será muy difícil verla en pantalla grande. Los aficionados al jazz tendrán que verla en DVD o en alguna plataforma digital. La banda sonora, afortunadamente, es más asequible y constituye una recreación esplendida del jazz inicial que vale la pena escuchar.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios