Mundo

El Parlamento europeo votará el miércoles la reelección de Barroso

  • El ex primer ministro portugués tiene prácticamente asegurada su continuidad al frente de la Comisión Europea aunque con una ajustada mayoría que lo debilitará

El conservador José Manuel Durao Barroso tiene prácticamente asegurada su reelección al frente de la Comisión Europea en la votación de los europarlamentarios el próximo miércoles, pero seguirá bajo presión si sólo obtiene, como es probable, una mayoría ajustada.

Tras dos meses y medio de incertidumbre, los presidentes de los grupos políticos de la Eurocámara decidieron ayer votar la candidatura del portugués a la reelección el día 16. "La votación tendrá lugar el miércoles de la próxima semana", indicó un portavoz del hemiciclo en Bruselas.

La mayoría de los presidentes estimaron innecesario prolongar la incógnita, pese a que los Verdes y algunos socialistas eran partidarios de esperar al referéndum irlandés sobre el Tratado de Lisboa, previsto para el 2 de octubre que, de entrar en vigor, modificará el panorama institucional de la UE.

Barroso, presidente en ejercicio de la Comisión Europea, es el único candidato en liza y pese a un primer mandato de cinco años muy criticado, cuenta con el apoyo de los 27 líderes de la UE.

El visto bueno del Parlamento europeo, en cambio, se ha convertido en un desafío mayor para el ex primer ministro portugués: su familia conservadora, si bien es la primera fuerza del hemiciclo, ha tenido que buscarse alianzas para asegurarse la mayoría relativa necesaria en la votación del día 16.

Aún así, algunos eurodiputados exigen que, si entra en vigor el Tratado de Lisboa, Barroso se someta a un nuevo voto, lo que le complicaría las cosas puesto que el texto prevé que el presidente de la Comisión sea elegido por mayoría absoluta.

Si su candidatura volviera al Parlamento, los abstencionistas, que podrían ser numerosos en las filas socialistas, liberales e incluso en su propia formación conservadora, donde no disfruta de un apoyo unánime, contarían de acto como votos en contra.

Ayer, los liberales y socialistas europeos no lograron sacar adelante una primera tentativa de imponer a Barroso un segundo voto, durante la reunión de presidentes de formaciones.

Pero "la cuestión se mantiene en la agenda", ya que si Barroso se contenta con una mayoría frágil, "políticamente será débil", declaró el jefe socialista, Martin Schulz.

Durante su primer mandato al frente del Ejecutivo comunitario, Barroso, de 53 años, fue acusado de reaccionar tarde a la crisis económica y de mostrarse demasiado dócil ante los grandes Estados de la UE. No obstante, los líderes europeos optaron por apoyar su reelección al estimar que representa la experiencia y la estabilidad en tiempos revueltos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios