Mundo

Cuatro soldados mueren en la jornada más cruenta para EEUU en Iraq en meses

  • La ola de atentados también acabó con la vida de diez policías iraquíes en Kirkuk

Cuatro soldados estadounidenses y diez policías iraquíes murieron ayer en Iraq en la ola de violencia más cruenta para el Ejército norteamericano de los últimos cinco meses.

Los episodios violentos se concentraron en el norte del país, donde murieron tres militares y diez policías. "Tres soldados de la Fuerza Multinacional en Iraq murieron hoy debido a la explosión de un artefacto explosivo al paso de su patrulla en el norte de Iraq, hacia las 11:40", indicó el Ejército en su comunicado, que no detalló el lugar exacto del ataque.

Un cuarto soldado pereció en circunstancias similares en el sur de Bagdad, según otro texto del Ejército.

Estas muertes elevan a 4.342 la cifra de soldados norteamericanos fallecidos en Iraq desde la invasión de EEUU a este país, en 2003, según un balance de la agencia AFP establecido a partir del sitio independiente Icasualties.

Se trata de la jornada más mortífera para las fuerzas estadounidenses desde el 10 de abril, cuando murieron cinco soldados en Mosul (norte) en un atentado suicida. Agosto fue el mes con menos bajas norteamericanas desde 2003 con la muerte de siete militares.

Las tropas estadounidenses se retiraron de las ciudades de Iraq el 30 de junio y transfirieron su seguridad a las fuerzas iraquíes, lo cual ha disminuido fuertemente el número de bajas. Desde entonces sólo patrullan fuera de los centros urbanos, donde pueden acceder sólo con el permiso de los iraquíes.

Por otro lado, en la región de Kirkuk, la disputada ciudad petrolera del norte de Iraq, tres atentados mataron a diez agentes, incluido el jefe de la Policía de la pequeña localidad de Amerli, Zeid Hussein.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios