Provincia de Cádiz

Analizarán la mortalidad de perdices en cotos de caza de Tarifa y Los Barrios

  • La Junta investigará en fincas de ambos municipios la afección del virus de origen africano Bagaza

Cotos de caza de Los Barrios y Tarifa participarán en un estudio que llevará a cabo la Delegación de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en la provincia de Cádiz  tras la muerte de numerosas perdices desde agosto de 2010  a causa del virus Bagaza, un flavivirus de procedencia africana y no detectado antes en Europa, según anunció el presidente de la Federación Provincial de Cazadores de Cádiz, Alfonso Medina. 

Por el momento no hay una cifra precisa de la cantidad de perdices que han muerto por el virus. Con este estudio, la administración andaluza pretende conocer el número exacto de aves que han perecido en el último año en toda  provincia por este virus africano.

El pasado mes de octubre, la Administración andaluza emprendió una investigación para averiguar el causante de las muertes registradas en once cotos de caza de la provincia gaditana. Ocho meses después del inicio de esta investigación, la Federación Andaluza de Caza informó en un comunicado de las conclusiones a la que ha llegado la Delegación de Medio Ambiente y que apuntan a un virus africano, no aparecido antes en Europa, que se transmite a través de un mosquito.

Tras los exhaustivos análisis realizados a ejemplares enfermos, así como los estudios post-mortem en 15 ejemplares de perdiz y cuatro de faisán que recogieron los técnicos, la Delegación de Medio Ambiente apunta a este virus cuya infección puede estar asociada a la migración de aves silvestres infectadas o a las sueltas y repoblaciones ilegales de aves cinegéticas o aves exóticas con fines comerciales.

La transmisión de esta enfermedad se produce a través de insectos del género Culex, mosquitos, siendo las zonas de mayor riesgo las que poseen aguas estancadas.

En este sentido, la Consejería de Medio Ambiente ha comunicado a la Federación Andaluza de Caza una serie de recomendaciones que deberán seguir estrictamente tanto las sociedades de cazadores afectadas como las no afectadas. Entre estas recomendaciones está evitar el contacto entre aves silvestres y domésticas y reducir la concentración de animales.

En pararlo, la Junta mantendrá activos los sistemas de vigilancia pasiva mediante análisis serológicos y virológicos de animales enfermos o muertos; vigilancia activa, con análisis de ejemplares sanos durante el periodo hábil de caza; y los estudios entomológicos que permitan identificar las especies de insectos asociados a transmisión de este virus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios