Acantilados

El alcalde de Conil defiende recuperar el acantilado de la Fuente del Gallo

  • Costas encargó un estudio geotécnico para conocer las posibles soluciones a los derrumbes

En 2017 se colocaron señales que advertían del peligro de caída de rocas del acantilado. En 2017 se colocaron señales que advertían del peligro de caída de rocas del acantilado.

En 2017 se colocaron señales que advertían del peligro de caída de rocas del acantilado. / Manuel Aragón Pina (Conil)

El nuevo derrumbe ocurrido en una parte del acantilado que existe sobre la playa de la Fuente del Gallo, ha vuelto a poner sobre la mesa la necesidad de una actuación en esa zona para evitar que se siga deteriorando este espacio natural de Conil .

Tras la publicación de esa información, desde la Demarcación de Costas se ha querido aclarar que tras el suceso acaecido a principios de septiembre de 2016, la Dirección General de la Costa y el Mar, declaró sendas actuaciones de emergencia para la adopción de medidas para la estabilización de los acantilados de la Fuente del Gallo, en resoluciones del 9 de enero de 2017 y del 1 de febrero de 2017, por importes de 450.009,33 euros, la primera fase, y de 299.992,31 euros, la segunda fase. Las obras dieron comienzo el 26 de enero de 2017 y fueron concluidas el 30 de mayo de 2017.

En 2017 se procedió a la estabilización de las coronaciones de varios tramos del acantilado

Con esas actuaciones, según expone Costas, se procedió a la estabilización de las coronaciones de los tramos de acantilados más inestables, se protegieron con escollera los pies de los mismos para reducir su socavación y se repusieron vallados, cubetas y accesos, entre otras medidas. También se llevó a cabo un estudio geotécnico de todo el acantilado para analizar el problema con detalle y poder definir las posibles soluciones que son ahora objeto del proyecto en redacción.

Dicho proyecto fue licitado y contratado en el 30 de septiembre de 2019 por un importe de 51.299,10 euros, encontrándose en la actualidad definidas las posibles alternativas, restando consensuar con el Ayuntamiento de Conil la solución definitiva, que deberá reducir los riesgos en lo posible, sin alterar gravemente la fisionomía de los acantilados. En este sentido, Costas explica lo que "se ha hecho hasta ahora en la zona y en qué punto se encuentra la licitación del nuevo proyecto que, siguiendo la petición del Consistorio, se está pendiente de consensuar con ellos la solución definitiva.

Precisamente es ahí, donde el equipo de gobierno que lidera, Juan Bermúdez, es donde pone mayor interés. Según ha explicado el alcalde, esa actuación se presupuestó en 2,5 millones de euros. Según ha apuntado, el proyecto de Costas está definido y propone una serie de alternativas, y "en eso es en lo que estamos ahora".

El regidor conileño ha conocido que se van a llevar una serie de actuaciones, pero, matiza que "el Ayuntamiento de Conil desde el primer momento que vimos ese estudio, dijimos que teníamos que hacer actuaciones en el acantilado que no cambiasen la fisonomía total y absoluta de lo que tenemos ahora, eso es un legado natural que tenemos ahí y que no queremos cambiar su fisonomía para poder utilizar la playa". En su opinión, "se puede conjugar ese uso de la playa, esa seguridad, sin alterar de manera drástica lo que son nuestros acantilados, que es un legado natural que tenemos que ir dejando a las futuras generaciones".

Juan Bermúdez, asegura que los desprendimientos se producen todos los años, "afortunadamente, en verano prácticamente nunca, excepto de un fatídico accidente que ocurrió hace varios años, en el mes de septiembre y que acabó con un desenlace trágico, como fue la muerte de una persona". El alcalde, insiste en afirmar que esos desprendimientos son continuos, porque los acantilados es "algo dinámico, está en continuo movimiento por la erosión del viento, de la lluvia, hace que haya desprendimientos". En invierno, raro es el año que "no hay dos o tres desprendimientos".

El proyecto al que hace referencia el alcalde, se presentó en el salón de plenos del Ayuntamiento a principios del mes de noviembre de 2017, por el entonces delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, en compañía del jefe de la Demarcación de Costas, Patricio Poullet. Ahí se proponían una serie de soluciones que comportarían una inversión estimada de 2,5 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios