Provincia de Cádiz

Suvipuerto se enfrenta al despido de la mitad de la plantilla si supera este año

  • La liquidación de 2014 está a expensas de la venta de los terrenos de Caja de Aguas. En caso de seguir funcionando desde 2015, habría también recortes salariales para quienes se queden.

El futuro de la empresa municipal de Suelo y Vivienda, Suvipuerto, pinta negro se mire por donde se mire. Si la sociedad municipal llegara viva a final de este año, en caso de cerrar el ejercicio sin pérdidas (en estos momentos los números rojos son de 74.000 euros, a un mes del cierre del ejercicio) la empresa se enfrentaría a un futuro a corto y medio plazo no demasiado halagüeño, ya que cualquiera de las propuestas de viabilidad que ha planteado una auditoría externa pasarían, en el mejor de los casos, por el despido de la mitad de la plantilla y el recorte de gastos y sueldos de quienes permanezcan en nómina.

La concejala de Economía y Hacienda, Mariola Tocino -a la sazón presidenta de Suvipuerto desde la reciente marcha del andalucista Antonio Jesús Ruiz- fue la encargada de dar a conocer primero a la plantilla y después a los grupos de la oposición municipal el contenido de los informes de viabilidad externos que había encargado el Ayuntamiento.

En rueda de prensa la edil popular explicó a grandes rasgos el panorama al que se enfrenta la empresa, que si a 31 de diciembre de este año arroja pérdidas deberá ser liquidada en cumplimiento de la Ley de Racionalización del sector público.

Según explicó Mariola Tocino, la única posibilidad de que la empresa termine el año sin pérdidas sería que se materializara la venta de los terrenos municipales de Caja de Aguas a una cooperativa interesada, pero que para acceder a la transacción ha pedido que se modifique una de las estipulaciones del PGOU para esos terrenos, como es la construcción de garajes en las promociones de viviendas. Si se salvara este obstáculo por la pronta respuesta afirmativa del área de Urbanismo y se lograra la escritura de los terrenos ante notario, quizás podría superarse en positivo el presente ejercicio, pero es algo poco probable. En cualquier caso, aunque esto permitiría encarar el futuro con un poco más de margen las diversas opciones planteadas en el informe de viabilidad tampoco son demasiado optimistas.

Según los datos aportados por Tocino, de los 4,6 millones de euros que Suvipuerto confiaba en ganar en el periodo 2009-2013 no sólo no ha habido ganancias, sino que las pérdidas en este periodo suman 3,2 millones de euros.

En caso de terminar el año sin pérdidas -de lo contrario se produciría sin más una liquidación ordenada de la empresa- la asesoría externa contempla varias opciones. La primera sería inviable, ya que supondría seguir como hasta ahora, lo que arrojaría unas pérdidas anuales de 600.000 euros. La segunda propuesta pasaría por aumentar los ingresos a través de nuevas encomiendas de gestión e inyecciones de dinero municipal, algo que ayer ya descartó Tocino, pues como dijo "no nos vamos a inventar encomiendas ficticias". En este caso, las pérdidas previstas serían igualmente muy elevadas, de 400.000 euros anuales.

La tercera vía es la de la reducción de gastos, que tiene dos apartados. Por un lado, una rebaja de sueldos de la plantilla actual de un 20% y un recorte de gastos corrientes de un 10%, lo que arrojaría unas pérdidas anuales de 240.000 euros. Por último, se plantea la reducción de la plantilla en un 50%, lo que aún seguiría dando pérdidas anuales valoradas en 103.000 euros.

Así las cosas, sólo una combinación de varias de estas propuestas (despidos, rebajas salariales y más carga de trabajo) podría arrojar resultados positivos para la marcha de la empresa.

La plantilla y los portavoces se sentarán de nuevo con la concejala la semana próxima para decidir qué decisión tomar, aún a expensas de los resultados de este año.

Lo que parece claro es que la mitad de la plantilla se enfrenta a un futuro incierto, aunque la concejala también señaló que en caso de que Suvipuerto terminara cerrando, al menos la mitad de los trabajadores actuales serían necesarios para seguir gestionando el registro de demandantes de vivienda y el parque municipal de alquileres, algo inasumible para la Concejalía de Vivienda, que solo dispone de un funcionario. Lo que no está claro es bajo qué formula podrían continuar estas personas desarrollando el trabajo actual.

Mariola Tocino considera que de cara al futuro está claro que el papel de Suvipuerto como promotora ya no tiene sentido, de manera que su labor, en caso de continuidad, pasará a tener un contenido eminentemente social. También aseguró la edil que en ningún momento peligra el parque municipal de vivienda, ya que es de titularidad pública y seguirá estando protegido por el Ayuntamiento, lo mismo que los derechos de los que disfrutan los inquilinos.

En caso de cerrar 2014 con pérdidas, la liquidación programada contempla un periodo de extinción de la actividad que culminaría a finales de 2015.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios