En la muerte del escritor jerezano

La eterna amistad entre Quiñones y Bonald

  • Juntos formaron parte de una misma manera de entender la literatura, desde estilos distintos pero con una coincidencia generacional

  • Ambos fueron nombrados hijos predilectos de la provincia el mismo día

José Manuel Caballero Bonald y Fernando Quiñones.

José Manuel Caballero Bonald y Fernando Quiñones. / D.C.

El chiclanero Fernando Quiñones y el jerezano José Manuel Caballero Bonald compartieron muchas cosas, además del aleatorio y coincidente nacimiento en la misma provincia. En primer lugar, de manera evidente, su  dedicación a la literatura. Desde estilos distintos, desde lenguajes personalísimos y reconocibles, ambos se entregaron al mundo de las letras desde una perspectiva generacional indudable. Y ambos, por ejemplo, fueron nombrados el mismo día hijos predilectos de la provincia de Cádiz.

Fue en un acto que se celebró en la Diputación Provincial de Cádiz el 19 de marzo de 1998. Al frente de la Corporación provincial estaba por entonces el socialista Rafael Román. Ambos intervinieron en el capítulo de los agradecimientos, según recogía la crónica de este Diario firmada por otro grande de las letras, en este caso de las periodísticas, Emilio López.

"Aludiendo a la inminente primavera comenzó Quiñones sus palabras de agradecimiento por el galardón, para destacar después su amistad con Caballero Bonald y confesarse luego hijo de las cuatro comarcas de la provincia, 'mezcla de dolor y alegría de sus gentes', de las que dijo que le habían servido de auténtica escuela para convertirse en escritor. Por su parte, Caballero Bonald se mostró orgulloso de compartir el galardón 'con un amigo fraternal de toda la vida', apelando después a la solidaridad de los gaditanos 'para recuperar el expolio de la historia que sufre Cádiz, tanto del orgulloso pasado como de las expectivas futuras'", rezaba parte de la crónica de Emilio.

La relación del desaparecido escritor jerezano con Cádiz siempre fue literaria. Fueron numerosos los actos que contaron con su presencia, su participación en presentaciones de libros, tertulias, debates literarios o actos de la Fundación Ory o la Universidad, en los que Bonald participó con la sapiencia y acierto que siempre transmitía en sus palabras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios