LA CRÍTICA

Ainhoa y Estrella siembran por Navidad

  • Estrella Morente aportó la simpatía, el desparpajo, la picaresca y el dominio absoluto del mundo flamenco; Ainhoa Arteta aportó la voz, con mayúsculas

Estrella Morente y Ainhoa Arteta, en un momento del espectáculo del miércoles en el Villamarta. Estrella Morente y Ainhoa Arteta, en un momento del espectáculo del miércoles en el Villamarta.

Estrella Morente y Ainhoa Arteta, en un momento del espectáculo del miércoles en el Villamarta. / vanesa lobo

Pese a que en otra ocasión, hace unos años, pude ver a Estrella Morente haciendo dúo artístico con la portuguesa Dulce Pontes, uniendo fados con flamenco, la verdad es que no imaginé nunca verla compartiendo tablas con Ainhoa Arteta, ya que, a priori suena a gran contraste. Sin embargo, es una fórmula que, en mi opinión, va a resultar en los teatros, ya que acerca lo popular de nuestra Navidad a muchos públicos.

El espectáculo diseñado para Morente y Arteta, apuesta a lo grande para que el sonido sea de primera. Y para ello, cuenta con la flauta, clarinete y armónica de Diego Villegas, mago de la expresión del viento-madera, desde el sentimiento más profundo de lo flamenco. No se queda atrás en la elección de los guitarristas: Santiago Lara y Montoyita, que junto con un espléndido piano gran cola steinway & sons, contrabajo, palmas percusión y unos excelentes coros de Carbonell y Gabarre, le dan una seguridad 'atrás' al espectáculo, verdaderamente importante.

El Teatro Villamarta, a rebosar de público, ante tan llamativo e inusitado cartel artístico, aplaudió con ganas a las dos artistas. Estrella Morente aportó la simpatía, el desparpajo, la picaresca y el dominio absoluto del mundo flamenco, porque, entre otras cosas, de casta le viene al galgo. Pero además, supo empatizar con el Villamarta, haciéndole constantes guiños a la Navidad jerezana, hoy por hoy, referente mundial de la Navidad flamenca, manifestada a través de sus zambombas.

Ainhoa Arteta aportó la voz, con mayúsculas. Y además, que también hay que decirlo, su elegancia y belleza, que no necesitaron de transparencias en la ropa, para encandilar al público navideño, pese a que las modas que nos imponen por estas fechas se empeñen en machacarnos con lo contrario.

Ambas artistas, soprano y cantaora, pusieron mucho de su parte en el escenario, para que la alegría sonara en el Villamarta. Ainhoa se desenvolvía con naturalidad sobre las tablas flamencas bajo la atenta y cuasi maternal mirada de Estrella. Y Estrella se sintió apoyada en lo lírico por Ainhoa, quien la animaba a pronunciar en correcto latín el 'Adeste Fideles'. La complicidad fue grande y el público lo agradeció en igual medida.

'¡Qué suenen con alegría!' es un espectáculo navideño diferente de lo acostumbrado. Sin esmoquing ni pajaritas, y que funciona, libre, sin más atadura, que la de los estupendos arreglos para las partituras de los músicos, que consiguen que suenen los villancicos más populares, tanto con sentimiento flamenco como con expresión lírica.

Fueron muchos los temas interpretados por ambas artistas, y si tuviera que elegir de todo lo que escuché en el concierto, de Ainhoa, me quedaría con su interpretación del 'Ave María' de Shubert, que cantó sin micrófono y solo con el piano. Brava.

De Estrella, me quedo con 'Canción de los pastores'. Y de las dos cantando a dúo, me quedo, sin duda con 'Sembrar en Navidad', que sintetiza en gran medida lo que fue el espectáculo, con un porcentaje muy alto de canciones interpretadas conjuntamente por Estrella y Ainhoa.

'¡Que suenen con alegría', estrenado el pasado miércoles 20 en el Teatro Villamarta de Jerez, estará de gira por España, lo que queda de año, alegrando corazones navideños, desde Barcelona a Santiago de Compostela, pasando por Sevilla. Seguro que será una gira llena de éxito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios