Cultura

Avance seguro

OTRA de los artistas que tuvimos la suerte de tener en ArteaDiario y que, desde aquí, comenzó una carrera expositiva ascendente y de manera continua, además, de conseguir éxitos de importancia, es la arcense María Luisa Rey que se está abriendo caminos en este complicado mundo y llegando a otros sitios diferentes de los espacios de la zona. De ello nos alegramos infinitamente porque somos conscientes de la pasión creativa de esta artista, su ilusión y su poderoso trabajo, cada vez con más sentido y carácter.

Demás, la pintura de María Luisa Rey ha ido ganando en contundencia formal, en valores pictóricos y en argumentos representativos. Para ella, ya la simple manifestación de lo real lo más cercano al modelo - objetivo iniciático de los que sólo ven por la mirada de una figuración lo más parecida posible - ha pasado a una dimensión pretérita. La joven artista ve que la realidad oferta muchísimo más que lo que el ojo capta. El creador debe interpretar esos contornos fáciles que patrocina el entorno, manipular su esencia ilustrativa t dotarla de una nueva identidad más comprometida. Todo esto, la pintora de Arcos lo ha tenido claro desde un principio, no le sirve los meros virtuosismos que sólo entusiasman a las miradas de los memos -como decía Cezanne-, sino que dota a los infinitos elementos que constituyen la realidad de un estamento expresivo y formal poderoso y ajeno a los efluvios simplistas de lo que ilustra miméticamente la naturaleza y sus circunstancias.

La exposición malagueña, con un amplio desarrollo figurativo, avanza en los planteamientos estéticos de esta artista, otorga un tratamiento formal a los simples objetos, a esa bicicleta vieja que sobresale de un espacio de poderosa formulación plástica, manipula el paisaje y sus concreciones, acentúa los rasgos representativos de la figura; todo en un magnífico, serio y riguroso ejercicio de muy correcta, moderna y atractiva pintura figurativa.

Además, quiero resaltar algo en el proceso evolutivo de María Luisa Rey, la autora es consciente de su evolución, de que está pasando por una etapa que se presiente corta para asumir nuevos planteamientos y no tiene prisa en transitarla, haciéndolo con sapiencia, con seguridad; asumiendo la realidad del momento, pero atisbando nuevos horizontes, nuevos espacios creativos que pueden llegar -o no- para, también, asumirlos y darle su máximo sentido.

De nuevo, volvemos a escribir de María Luisa Rey; señal inequívoca de que su obra está alcanzando cotas de máximo carácter creativo. Otra vez, su poderosa pintura nos conduce por estamentos figurativos, planteados con fuerza forman, haciendo que la imagen representada manifieste todo su potencial expresivo y acentúe los contornos de una realidad que ella hace más contundente.

María Luisa Rey sigue pisando fuerte en una pintura que se nos antoja que va poco a poco extrayéndole sus posiciones más seguras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios