Cultura

Moraíto se hace con el Giraldillo a la Maestría de la Bienal de Flamenco

  • El baile acapara la mayoría de premios y distingue a Isabel Bayón · Pansequito recibe el premio del Cante y Miguel Póveda el Premio Especial del Jurado

Comentarios 4

El jerezano Moraíto se alzó ayer con el Giraldillo a la Maestría de la Bienal de Flamenco de Sevilla en unos premios que tuvieron al baile como protagonista. Prueba de la excelente salud de la danza flamenca, tanto en su concepción coreográfica como en su calidad interpretativa, es que, el baile acapara la mayoría de premios Giraldillos de la Bienal de Flamenco de esta edición, pues de las 16 categorías propuestas siete de ellas distinguen alguno de los aspectos de los espectáculos de danza que se han presentado en la Bienal 2010. Eso, al menos, es lo que se desprende del fallo de los premios Giraldillos tras la reunión mantenida ayer por el director artístico Domingo González (sin voto) y el consejo asesor de un certamen que en su próxima edición se consagrará, precisamente, al baile bajo el título De cuerpo y alma.

De los montajes distinguidos destaca, en primer lugar, el Giraldillo al baile para la coreógrafa y bailaora Isabel Bayón que con su obra En la horma de sus zapatos recibió el aplauso unánime del público y la crítica. Junto a Bayón, otras dos sevillanas han sido galardonadas por sendas propuestas tan diferentes como atractivas: la presentada por Pastora Galván en Pastora, y Dunas, el montaje creado por María Pagés a medias con el bailarín belga Sidi Larbi Cherkaoui. Galván recibe el premio a la Innovación por este montaje coreografiado y dirigido por su hermano Israel, donde la trianera escenifica, con una puesta en escena sencilla e intimista, la evolución del baile flamenco, mientras que Pagés recibe el premio al Mejor Espectáculo por el conmovedor diálogo que su baile flamenco entabla con la danza contemporánea de Cherkaoui.

El galardón a la Mejor Coreografía ha ido a parar a la obra Tranquilo alboroto de Rubén Olmo, intérprete que se ha ganado a pulso su sitio en la Bienal con una propuesta en la que su talento como bailarín se combina con una exquisita sensibilidad coreográfica que pone al servicio de su joven compañía. El espectáculo La pasión según se mire de Andrés Marín es distinguido por partida doble: por el apartado musical (a las maravillosas colaboraciones de Lole Montoya y, José de la Tomasa se suma el uso de nuevos instrumentos en el universo flamenco, como la marimba) y por regalar al público el Momento Mágico Bienal 2010, por el baile a dos con la lebrijana Concha Vargas, pura raza, pura clase, puro deseo frente a frente.

En el apartado del cante, el gran triunfador de esta edición ha sido el veterano Pansequito, que presentó en la Bienal su último disco, Un canto a la libertad. Asimismo, el Premio Especial del Jurado es para el magno espectáculo que Miguel ofreció en la inauguración de la Bienal, mientras que el premio de Cante para el baile es para José Valencia. Y, ya en el terreno de las seis cuerdas, el maestro Paco de Lucía ha sido distinguido con el Giraldillo de Honor. Además, Juan Carlos Romero recibe el Giraldillo al toque; el revelación es para David Carmona y el de acompañamiento recae ex aequo en Antonio Carrión y Ramón Amador. El jurado también ha valorado la interpretación musical del contrabajista francés Rènaud García en Sin muros!.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios