Cultura

Teatro, poder, perversión

Concha Busto y Teatros del Canal. Autor: Rodolf Sirera. Versión: José María Rodríguez Méndez. Dirección: Mario Gas. Intérpretes: Miguel Ángel Solá y Daniel Freire. Escenografía: Paco Azorín. Iluminación: Juan Gómez Cornejo. Sonido y música: Orestes Gas. Vestuario: Antonio Belart. Lugar: Teatro Lope de Vega. Fecha: Jueves, 9 de enero de 2014. Aforo: Medio.

Rodolf Sirera escribió El veneno del teatro para televisión. Se emitió en la franja horaria que la 2 de televisión española reservaba a programas en catalán en el 78. Posteriormente una versión teatral en español con José María Rodero y Manuel Galiana convirtió esta obra de una hora y diez minutos de duración en un acontecimiento teatral que, a causa de su éxito, casi sepultó la obra posterior del valenciano Sirera. De hecho el autor se ha quejado más de una vez de que el veneno no ha dejado que sus otras piezas se hayan valorado en su justa medida.

La obra es un juego teatral, apreciadísimo por los actores que ven en él la oportunidad de derrochar sus técnicas teatrales. Es, por tanto, un pastel goloso para medirse consigo mismo, contra su partenaire y con el público.

El fino olfato de Concha Bustos y el apoyo de Boadella sirvió para que Mario Gas, tras dejar la dirección del Teatro Español, se embarcara en el proyecto en su rentrée al teatro privado. Miguel Ángel Solá, uno de los mejores actores del mundo, y Daniel Freire, sólido intérprete, completan el equipo que ha vuelto a conseguir el éxito.

La obra gusta, el público de Sevilla celebró en pie el final de esta obra que se hace corta porque en ella no pasa nada. Sólo dos intérpretes se miden, se enfrentan, se despedazan, literalmente, en una perversión que dibuja el poder absoluto y el abuso.

Sin embargo, mientras asistía a esta lección de interpretación no pude dejar de preguntarme si no estábamos ante una obra exageradamente sobrevalorada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios