Diario de las Artes

Esos grandes artistas que son cercanos

  • ET PROXIMI. Sala Pescadería. JEREZ

Algunas obras de la exposición.

Algunas obras de la exposición.

La exposición que ha ocupado la Sala Pescadería en los medios de esta Fiesta de la Vendimia, que acaban y que, todavía, se encuentra inmersa en una búsqueda de identidad que consolide un proyecto festivo que anda, desde hace mucho tiempo, desbocado, sin cabeza y sin saber muy bien a qué atenerse, ha convocado una muestra coral con lo que hoy se llama artistas de proximidad; es decir, artistas que son cercanos a Jerez bien porque estén muy vinculados con el arte que se hace en la ciudad, bien porque han estado presentes en la propia sala Pescadería o en otras de Jerez o porque, en un futuro muy inmediato, van a presentar su obra en la ciudad. Este concepto expositivo que no es nuevo y que, en otros lugares, forma parte de la realidad positiva de las programaciones artísticas – recuérdense las exposiciones NEIGHBOURS, tan importantes en los programas del CACMálaga, y que ya van por su cuarta edición – viene a completar la programación que se lleva a cabo en la Sala Pescadería con pintores jerezanos y que forman parte de los actos conmemorativos de los veinticinco años de la creación de la sala como espacio expositivo.

Son siete pintores de toda la provincia de Cádiz y que vienen demostrando que son artistas de gran solidez creativa y activos de ese arte espectacular que tiene como centro generador una provincia gaditana de suma trascendencia en el contexto general del arte español actual. Artistas de muy dispar naturaleza, que descubren una pintura abierta donde se plantean los vastos esquemas de un arte contemporáneo que no tiene fronteras, ni físicas ni plásticas ni estéticas. Por eso la exposición argumenta todos los postulados de la pintura, desde la más esencial abstracción hasta los más minuciosos registros de lo real. Son, además, pintores que conviven en un estamento cronológico muy parecido; casi todos rondan los cuarenta años, estando, por tanto, inmersos en la media carrera creativa o lo que es lo mismo, en una joven madurez que asienta las bases de una creación sabia y estable.La muestra nos conduce desde el reduccionismo esencial de la pintura no imitativa que PABLO FERNÁNDEZ-PUJOL hace grande, desde una abstracción básica con las gamas cromáticas postulando sus mágicos portales simbólicos. Una abstracción muy bien estructurada desde un argumento colorista que abre los horizontes de una plástica emocional, poderosa y sin complejos. Junto a los establecimientos no figurativos del pintor gaditano, la muestra se abre a los planteamientos de la pintura realista en todas sus fórmulas.

YEYO ARGÜEZ ofrece una lección sobre el retrato. Con distintas fórmulas pictóricas, siempre el óleo sobre aluminio, hace acopio de todos los grandes esquemas retratísticos para ofrecer una realidad que no se queda sólo en la inmediatez – física y mental – del modelo sino que nos adentra por una estructura compositiva de sólida argumentación representativa. En las mismas coordenadas retratísticas pero ofertando dimensiones estéticas y plásticas distintas, se encuentra la obra de JOSÉ DODERO. Sus retratos son espacios nítidos de esencia ilustrativa; sabios postulados de una realidad interpretativa que nos adentra en lo mejor del género. El pintor nos hace partícipes de un retrato fresco, íntimo, sólido y sin las más mínimas impostaciones. Obras de pequeño formato que se hacen inmensas en dimensión artística. La estética pictórica de PEPE BAENA es conocida y admirada por su particular concepto sobre los detalles menos exuberantes. Es pintor de mínimos máximos, de aquello que pasa desapercibido y que el ojo poderoso del artista eleva a la máxima categoría. Sus escenas familiares, donde sus hijos protagonizan los espacios escénicos más sabiamente interpretados o los desarrollos representativos de la naturaleza muerta, que se magnifican en una interpretación única, son hoy pinturas respetadas y buscadas por las miradas más consciente que quieren la máxima veracidad en el arte. La obra de JORGE GALLEGO es la sabia y sensata manifestación de la mejor pintura figurativa. Sus paisajes excelsos, rotos por la serenidad de un caserío arruinado, nos llevan a lo más selecto y rotundo de la pintura de Hopper. La interpretación del paisaje urbano, envuelto en la decadencia de la dejadez y en los sombríos esquemas de la niebla, son escenas que nos envuelven en el misterio de una pintura tan recia como sutil, tan imaginativa como veraz, tan mediata como cercana. A JOSÉ ANTONIO CHANIVET lo tengo como uno de nuestros más certeros intérpretes de lo real. Con una técnica superior, capaz de afrontar todo tipo de situación, sabe adoptar cualquier planteamiento formal a las necesidades del momento. Tan acertadamente maneja el dibujo, con la estricta realidad de los grises, como sabe adentrarse por los parámetros coloristas que configuran una realidad descontextualizada que él sabe plantear sin duda ni artificios desvirtuantes. Por último, JOSE CARLOS NARANJO, el pintor de Villamartín, nos sitúa en la moderna figuración, esa que abre las perspectivas de la mirada y que genera sabias reacciones formales a los elementos ilustradores. En su obra tiene cabida, por igual, lo que se intuye que lo que se ve. Todo con un sabio y certero tratamiento de la forma para que la pintura se haga grande y deje asentada los máximos registros de un arte que no tiene fronteras.

ET PROXIMI es una ventana abierta para que, también, los más cercanos, sean verdaderos protagonistas de una pintura que, hoy, más que nunca, está abierta a todo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios