Línea de fondo

Santiago Cordero

Santiago.cordero@jerez.es

2021, partido a partido

Jugar cada partido como si fuera el definitivo

Diego Pablo Simeone pasará a la posteridad por la frase que resume su filosofía ante la competición, esa que hemos escuchado hasta la saciedad en su boca y en la de todos las personas que forman parte de su proyecto deportivo. Partido a partido, que de momento le ha llevado a conseguir logros importantes con el Atlético de Madrid y, al mismo tiempo, le ha servido para recuperarse de algunos mazazos importantes, sobretodo las dos derrotas en las dos finales de la Liga de Campeones que ha disputado frente al Real Madrid.

Esa misma filosofía es la que de nuevo le está permitiendo esta temporada optar a ganar la liga. Desde que se incorporó al club colchonero en la temporada 2011/12 hasta la actual campaña, bajo el influjo y el tran-tran del partido a partido, el Atlético ha dejado de ser el famoso pupas de la era de Jesús Gil y Gil, a ser reconocido como uno de lo equipos más fiables y competitivos de Europa. El juego puede gustar más o menos, pero Simeone ha dotado de una identidad propia y competitiva al segundo club de la capital. En estos años, el Atlético de Madrid ha cosechado una Liga, ganada de manera épica en casa del todopoderoso Barça del mejor Messi, una Copa del Rey y una Supercopa de España, así como, dos UEFA Europa League y otras tantas Supercopa de Europa. Dicho palmarés se puede considerar corto, pero no podemos obviar que en estas diez temporadas que de manera continuada lleva el Cholo al frente del club se ha topado con uno de los mejores equipos de todos los tiempos, el FC Barcelona de Messi, Xavi, Iniesta y compañía, además de un Real Madrid que ha dominado Europa como nadie. De hecho, las dos grandes decepciones de Simeone son las dos finales de Europa que perdió ante el Real Madrid, como antes comentaba.

Cierto es que ha contado en todos estos años con el respaldo inquebrantable de la directiva, pero a pesar de todo, con esa forma de entender el deporte, imagino que la vida también, del partido a partido, ha conseguido que el equipo no se vanaglorie  en la victoria y no se desmorone en la derrota. Bajo el prisma de ese partido a partido, se esconde una gran capacidad para encontrar la motivación diaria para seguir luchando.

Esta filosofía de Simeone evidentemente no es nueva, hay otra frase que fue dicha hace miles de años y que se le atribuye al filósofo chino Lao Tse, que reza lo siguiente: “Un viaje de mil millas comienza por un primer paso”. Los que hemos tenido la suerte de recorrer a pie miles de kilómetros como peregrinos a Santiago, teníamos claro que se trataba de camina paso a paso, día a día, etapa a etapa, hasta llegar a la plaza del Obradoiro. Había momentos buenos y momentos malos, los primeros había que disfrutarlos y los segundos superarlos, si es que realmente deseábamos alcanzar la meta.

Se ha ido un año horrible, empezamos un 2021 de momento igual de malo, pero con motivos de esperanza en el horizonte. Si somos capaces de reflexionar sobre lo que hemos vivido en el año que se fue, deberíamos saber discernir entre lo que realmente merece la pena y lo superfluo, entre otras cosas. Ahora más que nunca debemos vivir día a día, apreciando las maravillas que nos rodean y luchando contra las adversidades. Luego se ganará o se perderá, pero nadie ni nada nos podrá quitar el haber jugado todos y cada uno de los partidos de nuestra vida como si fuera el definitivo y más importante.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios