Análisis

Juan alfonso romero

Casado vs Rivera

Dicen que en esta vida "nada es casualidad". Acabamos de conocer la victoria de Pablo Casado al frente del Partido Popular de España. Si nos fijamos bien, tiene un cierto parecido físico y en el tono de voz con Alberto Rivera de Ciudadanos. Soraya Sáenz de Santamaría en proceso de amortización o ya amortizada según han entendido los militantes del partido, ha luchado con fuerza y ha alcanzado un notable número de votos cercanos, pero distantes al ganador Casado. Al final todo sucede de la mejor forma, como tenía que suceder, y por mucho que lo intentes evitar, acondicionar o incluso manipular, el destino es más fuerte que tú. Que le pregunten a Don Álvaro en aquella obra de teatro de género tragedia y llamada 'Don Álvaro o la fuerza del sino' (Duque de Rivas, 1835). Por mucho que te empeñes, todo desemboca en la situación y personajes que tienen que continuar la 'obra de teatro'. En este caso el trabajo y el futuro de un partido político que en tiempo récord tuvo que abandonar la Moncloa y en tiempo récord se está recomponiendo con vientos fuertes en contra pero con el rumbo trazado y a toda máquina. Ya veremos si es casualidad o el destino el hecho que haya ganado Casado con lo que se parece a Rivera, o bien es el subconsciente de la tendencia general que inunda a todos los que han votado dentro del PP a alguien que habla y gesticula igual que el de Ciudadanos, con la diferencia, claro está, del mensaje político de cada partido (si es que la hay). ¿Parará Casado el éxodo de votantes y militantes que ha tenido y tiene el PP a favor de Ciudadanos? ¿Será Casado el que cure esa herida y corte la hemorragia, la fuga de simpatizantes que está teniendo el PP? Ya lo veremos… Todo esto ocurre en Madrid mientras aquí los de Jerez, ayudados por los alineados a las promesas de recibir recursos en forma de "yesca, pastora, bullón de leuros" cuando lleguen al poder, ponen en circulación por redes sociales y empresas digitales medias verdades o verdades retorcidas más parecidas a mentiras que otra cosa sobre sueldos de nuestros políticos en Jerez, con pataletas e intenciones igualmente retorcidas y haciendo gala de un débil rigor en contrastar la información con el único objetivo de difamar y difamar que siempre algo quedará. Viva España-Jeré y vaya usté condió.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios