Hace ya mucho tiempo que la ciudad de Jerez, con su Ayuntamiento al frente, debió de haberse puesto farruca con el resto de municipios de la provincia. Debería de haberlos sentado a todos juntos, bajo cualquier excusa, y exponerles claramente una cuestión: "O me ayudáis a pagar el canon del Gran Premio de Motociclismo o va a organizar la prueba Rita 'La Cantaora". Jerez ha pecado de pardilla, hasta de ser buena gente, si dicho epíteto se le puede aplicar a una ciudad. Aquí ha habido, hay y habrá localidades vecinas que se llenan los bolsillos sin poner nada de su parte. En Jerez, mientras tanto, pasamos de un extremo a otro de la celebración de la motorada merced a las malas decisiones políticas, aquellas que hicieron ver hace años a los moteros que aquí no se les quería, poco más o menos. Esperemos que este Gran Premio vuelva a dejar en Jerez buenos réditos, grata convivencia y una imagen que seguir exportando al resto del mundo. Ojalá. Así sea.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios