Análisis

Manuel sotelino

Obispos y Cofradías

La frase más manida en las últimas semanas ha sido la del famoso 'baculazo' del obispo Mazuelos. Muchos decían que a tiempo mientras que otros pensaban que ya íbamos tarde con la intervención del prelado.

Desde hace unos días vengo investigando en la magnífica hemeroteca del Diario que vale su precio en oro. Cuando uno observa las cosas con cierta retrospectiva comienzan a aclararse algunos asuntos o surgen nuevas dudas, depende.

Tomado el año 2000 me choco de lleno con la famosa Magna que se celebró bajo el criterio de don Rafael. Hay un titular entrecomillado de mi compañero Manuel Moure donde don Rafael afirma que "no tenemos el monopolio de la vía pública y hay que pensar que a mucha gente esto le importa tres cominos". Había toda una guerra establecida porque el siempre recordado primer obispo dijo que sólo saldría un Cristo muerto crucificado en la Magna. El consejo se lavaba las manos y los hermanos mayores se quejaban del intervencionismo de 'palacio' mientras amenazaban con no sacar los pasos.

Ahora, los cofrades se quejan de que don José no actúa ni pega 'baculazos'. Ciertamente no sé muy bien qué quieren los cofrades ¿Un obispo a su medida? ¿Una intervención cuando las aguas vienen contracorriente?

Don Rafael fue único y entendió a las cofradías como creo que nadie. Con mano dura y sin perderles la cara en ningún instante. Don Juan intentó llevarse bien y rescatarlas de un cierto cariz pueblerino.

Ahora don José observa, no sin preocupación como buen pastor, lo que ocurre en las hermandades y en los plenos. Pero ha optado por dejar correr los acontecimientos. Como a Rajoy, se le reconoce un dominio magistral de los tiempos.

El pastor es como es y no lo vamos a cambiar. Y a los cofrades no les queda más remedio que aceptar que están bajo el amparo de la Iglesia. Que nadie piense hacerle un traje a la medida a un obispo porque ese sueño no existe. A ver si ahora las ovejas van poder decirle al pastor con qué mano debe de coger el cayado para que todas entren por el redil que les conduzca por el buen camino.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios