Análisis

Manuel Moure

Partido viene de parte

A VER si nos vamos enterando que ya tenemos una edad. La palabra partido procede de parte. Es decir, a un partido no se le puede pedir que sea imparcial. El partido tiene sus ideas, las propugnará, propondrá grandes acciones de gobierno que, en cuanto tenga potestad para acometerlas, caerán en el sueño de los justos porque lo esencial, abatir al oponente, ya se habrá logrado. Su principal objetivo no será que usted y sus hijos prosperen. No. Lo esencial será perpetuarse en la poltrona. Disponer de una televisión imparcial es en la actualidad una entelequia en este país nuestro porque todas las televisiones (y aquí meto desde las locales a las autonómicas, la nacional y por desgracia hasta a las privadas) son juguetes que están manos de quienes toman parte, es decir, de los partidistas. Estos son los mismos que echan a la calle a los pensionistas que desaparecen, por arte de magia, en cuanto hay un cambio de gobierno. Será que les han subido las pensiones y no me he enterado. Y es que uno es muy torpe...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios