Hoy escribo para alguien que ahora no puede hacerlo por sí mismo. Sí, una persona víctima de ese despropósito con el que muchas veces nos encontramos en la sanidad pública. Su nombre es Pedro González Ríos y a través de estas líneas quiere hacer llegar la falta de medios con los que debe luchar día a día. Y no es una carencia costosa o inalcanzable, es sólo un aparato que cuesta 740 euros, y que muchas de las personas con problemas de coagulación necesitan para no ver cómo su cuerpo es 'acribillado' a pinchazos. Una simple punción en un dedo con este aparato sirve para saber, a las personas que toman Sintrom, cuál su dosis diaria apropiada, pues de lo contrario se corre el riesgo de padecer una hemorragia grave. Es casi inconcebible que en una ciudad como Jerez, no haya este pequeño aparato en la planta de Neumología del Hospital. Pedro, de gran corazón, sólo tiene palabras de agradecimiento para todo el personal de enfermería de neumología, en especial al doctor Valenzuela, y al residente neumólogo, doctor Julio Cesar. Él como muchos sólo pedimos coherencia para nuestra sanidad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios