Solo una hecatombe evitará que en las próximas elecciones municipales, Podemos e Izquierda Unida concurran juntos en alegre confluencia a las urnas jerezanas. A nivel autonómico se ha marcado un camino que a escala local no presenta excesivos escollos que salvar. Lógicamente la elección del candidato generará alguna tensión pero se acabará solventando con compensaciones en los puestos de salida. Pero el verdadero problema sigue estando en el encaje de Ganemos. La agrupación de electores, por lógica, demanda un papel destacado en una candidatura tripartita aferrándose al intenso trabajo realizado durante este mandato. Pero Podemos e IU ya han dado pistas de que ellos son los que lideran. Además, coinciden, sottovoce, en un mismo argumento: si Ganemos consiguió cinco concejales fue porque detrás estaba Podemos, al igual que ocurrió en otras ciudades. Tiempo atrás ambas fuerzas protagonizaron una sonora separación que sigue más cerca del divorcio que de la reconciliación. Los próximos meses dirán si hay candidatura tripartita o habrá dos alternativas a la izquierda del PSOE.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios