Dice el ministro Grande-Marlaska que ya no existen cloacas del Estado, que ha tomado medidas para acabar con ellas. La verdad es que leo el reporte de la agencia EFE y me quedo traspuesto. Por mucho que el juez venda esta gestión creo que se ha confundido o no dice todo lo que sabe. Los países (democráticos o no) siempre han tenido cloacas y, además, siempre las tendrán. Los lugares oscuros, sombríos, en los que se cocinan asuntos delicados, existirán porque, por muy demócratas que seamos, cuando, por ejemplo, te reúnes con terroristas no lo haces con luz y taquígrafos. Eso también es una cloaca. Creo que el ministro cuando habla de tan lúgubres espacios se refiere a los funcionarios corruptos y viles. Eso es otra cosa, apestosa también. ¿Para qué están los fondos reservados? ¿Por qué el Estado se garantiza que dichos fondos no estén sujetos a los requisitos y justificantes de otras partidas para poder pagar con ellos a quien desee? Que disculpe el ministro pero este es otro claro ejemplo de cloaca estatal.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios