Reconozco que la tecnología ha conseguido hacernos avanzar en muchos aspectos, pero en otros nos ha convertido en personas solitarias cada vez más aisladas de lo que nos rodea. ¿Quien no ha ido últimanente a un bar y al mirar a su alrededor ha visto a más de uno mirando al móvil sin mediar palabras con el que está en su misma mesa? Es quizás una situación que nos persigue y que ha privado a muchos de cualquier charla entretenida cara a cara. Pero si hay algo que más me llama la atención recientemente es ver a personas deambulando por la ciudad con el móvil en la mano, como si de una brújula se tratara. Eso de usar el teléfono como GPS está muy bien, y en algún momento nos ha sacado de algún apuro importante, pero también es cierto que con ello se ha perdido un poco de humanidad. Pocas veces verás hoy día a alguien preguntar por una calle o por dónde se va al centro de la ciudad, algo habitual no hace mucho. Quizás sea algo simple, y hasta absurdo, pero no cabe duda de que aquel acercamiento era parte de nuestra vida y ahora no lo es. Hasta eso estamos perdiendo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios