Análisis

Fran Pereira

El que la sigue, la consigue

Me alegra que el esfuerzo de los que yo llamaría 'auténticos templarios' del flamenco de Jerez tenga su recompensa. Sí, detrás de las clásicas fotos con los políticos de turno, encontramos gente que, siempre en segundo plano, lucha y defiende como nadie el legado y la cultura del flamenco de esta ciudad. Su última gran conquista ha estado en Zamora, donde tras años de lucha junto a José Ignacio Primo, han conseguido hacer justicia con Isabelita de Jerez, cuyos restos hace unos meses que corrían serio peligro de acabar en la fosa común, y ahora ha sido reconocida con una placa en el lugar (la Posada Cuatro Naciones) donde desgraciadamente falleció repentinamente el 7 de junio 1942. Me refiero a José María Castaño y Alfredo Benítez, que han recuperado del ostracismo a la cantaora devolviéndola al estatus que debería. Desde aquí quiero felicitarles por su constancia y por defender, una vez más, al flamenco de Jerez. A veces me pregunto qué sería de él sin personas como ellos, tan necesarios para seguir creciendo. Enhorabuena.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios