Análisis

Manuel Moure

La terrible plaga del anonimato

Señores, es que no falla. El anonimato es una de las más terribles plagas de nuestro tiempo. Busque usted a una persona absolutamente normal, colóquele un perfil falso en Twitter o Facebook y ya lo tiene usted lanzando barrabasadas a diestro y siniestro, así sea un pijiprogre de los de toda la vida o un conservador de los de lanza en astillero. Creo que esto, más o menos, lo tienen claro. No hay más que remitirse a las experiencias. Lo que resulta terriblemente curioso -y es lo que articula estas frases hilvanadas- es que chicos jóvenes, que normalmente se lo pasan bien todos los fines de semana se colocan unas máscaras en este Halloween que nos ha tocado soportar y empiezan a hacer barrabasadas de todo tipo y estofa (baja). No lo hacen otros fines de semana. Pero sí en este. Ahora empiezo a entender por qué Jerez no es muy de Carnaval. Quizás sea por que si nos da por ponernos máscaras en esta bendita tierra seríamos capaces de arrasar medio centro urbano y lo que se tercie de por medio. El anonimato, lo dicho, da miedo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios