La nicolumna

nicolás / montoya

Andorra gratuita

CUANDO las cosas empiezan a ofrecerse gratuitas de una manera que no sabemos si tienen buenas intenciones o tienen retranca tras las buenas palabras puede que sea el momento en el que estaremos asistiendo al último acorde de un baile de incertidumbres aderezado con música y orquesta del Titanic. Haciendo aguas por todos lados y a la deriva. Podemos considerar que lo que se quiere es hacer amigos a la fuerza, crear discordia donde no la había, presumir de cierto nivel de osadía, o quién sabe si sea un poco de ternura política como una estrategia maquiavélica perfectamente estructurada para conseguir extraños fines. Lo cierto es que no estamos acostumbrados a que nos regalen nada, ni siquiera los oídos, pero cuando lo hacen, fruncimos el ceño con la mosca detrás de la oreja porque no vemos claro casi nada hasta que hacemos como que nos lo creemos.

Este tipo de decisiones deben ser duras, deben costar horas y horas de trabajo arduo y sudoroso. Deben haber pasado por el tamiz de miles de proyectos de planificación y organización de eventos. Deben estar justificadas por miles de folios de técnicos, informáticos y empresas de alta gestión, para estar a la altura. Deben quitar el sueño a quienes las planean. Deben producir úlceras de estrés entre quienes se dedican a poner en marcha estas iniciativas. Deben ser causa de peleas entre matrimonios, de bajada del deseo sexual y de cefaleas mantenidas en el tiempo a pesar de los analgésicos. No debe ser fácil hacer juicios de valor a determinados tipos de cultura, ni debe gustar ningunear a artistas, profesionales o a la historia misma de un pueblo. En definitiva, no debe ser agradable tener que tomar decisiones tan llenas de razones. Pero por otra parte, conviene entender que la toma de decisiones sea un guiño a la solidaridad. Pero a cual de ellas. Lo único que habría que hacer es un máster para entender decisiones poco entendibles.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios