Bienteveo

Andrés Luis Cañadas

Merecidos y tardíos homenajes

Aunque dicen que "nunca es tarde si la dicha es buena", pienso y creo que con razón que ya era hora de que se reconocieran en Jerez los méritos de Álvaro Domecq y Pedro Pacheco, en el primero de los casos por la creación de lo que hoy día conocemos como la Real Escuela del Arte Ecuestre , una institución que goza de un extraordinario prestigio fuera de los límites de nuestra ciudad por su valiosa aportación al mundo ecuestre, nacida del empeño de quién, a sus expensas, la puso en marcha en aquella carpa, instalada en el González Hontoria, en la que nuestros caballos comenzaron hace ya muchos años a bailar, y en lo que respecta a quién durante muchos años fuera nuestro Alcalde, por su afán e implicación, para que Jerez pudiera contar con el extraordinario Circuito de Velocidad, hoy día denominado 'Ángel Nieto', que representa para nuestro pueblo sin duda, la actividad que mayor proyección exterior le ha dado desde el mismo momento en que abriera sus puertas, convirtiéndose además en la mejor fuente de captación de visitantes con que la ciudad cuenta durante el año y que por si poco fuera este positivo aspecto, se ha convertido en el decisivo impulso de la imagen y el nombre de nuestra población en al mundo, sumándose a lo que en este sentido aporta evidentemente la calidad y singularidad de nuestros vinos…

Ya digo, aunque tardíos, demasiado tardíos, merecidos reconocimientos a dos jerezanos de pro, un político y un caballero rejoneador, ganadero y jinete que a su pasión por el pueblo que les viera nacer supieron, cada uno en un ámbito diferente, legar a las futuras generaciones sendas realidades que por supuesto contribuyen y seguirán contribuyendo a llevar por el mundo el nombre de Jerez y desde luego a la creación de riqueza, ya que es indudable que tanto la Real Escuela del Arte Ecuestre como el Circuito, juegan en este aspecto un papel esencial en la economía local.

Y no ha dejado de sorprenderme, para bien, que ahora, después de tanto tiempo transcurrido, algunos se hayan acordado de Álvaro y de Pedro; de Pedro y de Álvaro, aunque como al principio he dicho, "nunca es tarde si la dicha es buena" y por lo ya enunciado, en ambos casos la ciudad tenía una deuda pendiente que ahora, no sé si se ha saldado suficientemente, pero al menos en parte se ha amortizado y ha tenido que ser cuando el Gobierno de Andalucía es detentado por el centro derecha - tuvo demasiado tiempo el PSOE para hacerlo en el caso de la Escuela y nunca dio tan necesario paso – y cuando un gobierno variopinto en lo que a criterios políticos se refiere, rige nuestro Consistorio y en ambos casos, sobre todo, no se ha hecho otra cosa que justicia con dos 'emprendedores' -como ahora dicen los modernos- que con su compromiso e iniciativa dotaron a Jerez de sendas instituciones que trascienden sin duda no solo el mundo de la doma ecuestre y del motor sino que, como ya he comentado en anterior ocasión, se han convertido por méritos propios en una de las fortalezas de nuestra ciudad, tanto de cara a los propios jerezanos como y muy destacadamente, de cara al resto del mundo, con la importancia que ello conlleva…

Así que, aunque tardíos, bienvenidos ambos reconocimientos…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios