La columna

Luisa Fernanda Cuéllar

La otra España

LA semana pasada el Papa Francisco viajó a Cerdeña y durante su homilía hizo alusión a la situación tan crítica que pasan tantas personas por la falta de trabajo. Habló de la precariedad laboral y de la incertidumbre del futuro. Recalcó el derecho al trabajo y a llevar a casa el pan de cada día.

En España la situación no es diferente. Muchos españoles están pasando grandes penurias por la falta de trabajo. En el programa "Entre todos" que emite por las tardes Televisión Española, queda al descubierto la fragilidad de la sociedad cuando se fractura su derecho al trabajo. En este espacio televisivo, se descubre una España muy lastimada. Una España que dista mucho de la imagen que se quiere dar al exterior cuando se habla de la "marca España" o cuando se solicita la sede de los juegos olímpicos. Se ve una España más parecida a la de hace muchos años, a la que la mayoría no quiere recordar, con familias necesitadas, sin recursos, viviendo situaciones extremas.

También he escuchado hablar a los políticos. Y veo lo lejos que están de las verdaderas necesidades de la sociedad. El discurso de todos ellos no tiene nada que ver con la realidad, con las dificultades cotidianas a las que se enfrentan las familias para pagar sus facturas, para comer, para comprar medicinas, para montar un negocio, para sentirse dignas dentro de la indignidad de un sistema político que genera pobreza poniendo al dinero como centro y olvidando que el ser humano es lo más importante.

No se cómo se sanarán tantas heridas. El desempleo, la corrupción, el egoísmo, los ídolos de barro. No se cuándo los partidos políticos repararán en la emergencia de la situación y dejarán de echarse en cara una y otra vez las mismas necedades que no remedian nada y los alejan cada vez más de quienes les han votado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios