Las dos orillas

José Joaquín León

Expediente más que justificado

MONTSERRAT Nebrera tiene parte de razón: Magdalena Álvarez es chistosa en líneas generales, y su explicación del desmadre ocurrido en el aeropuerto de Barajas incita a las carcajadas. Después de que le hayan abierto expediente en el PP de Cataluña por sus vituperios al habla andaluza, Montserrat ha vuelto a hablar, pero no en andaluz, que no le sale, sino en catalán, para decir que no entiende por qué el PP recurrió el Estatut de Cataluña y no le puso reparos al Estatuto de Andalucía. Ahí también tiene Montserrat parte de razón, según algunos juristas expertos en la materia, si se considera que algunos artículos de nuestro Estatuto fueron copiados casi literalmente, aunque otros menos, sólo se inspiraron para que no les acusaran de plagio.

Se debe tener en cuenta, en descargo de la expedientada, que en Cataluña se fijan mucho en los acentos. Al propio presidente Montilla se le ha acusado en no pocas ocasiones de hablar el catalán con un sospechoso deje cordobés. Por consiguiente, es normal que allí no guste cómo habla Magdalena. No se le entiende nada, porque dice cosas incomprensibles, con acento andaluz para colmo, y a veces se ríe sola, como si sólo ella entendiera sus chistes.

-Pues yo estuve 14 horas en el aeropuerto de Barajas y me hizo una gracia loca.

Por eso, hay que expedientar a Montserrat Nebrera, por meter la patita hasta el fondo sur. En el PP todavía no han aprendido que deben atar en corto a algunos de sus dirigentes regionales preferentes. Tenedlos controlados, no los soltéis, que cuando se sueltan parece que van con Zapatero, hacen lo mismo que Bibiana, pero sin igualdad: distraer al personal para que se hable de otra cosa. Y así, en Andalucía, donde el PP aspira a ganar alguna vez antes de que sea candidato el bisnieto de Chaves, pues no se habla ya de otra cosa que del habla andaluza, por culpa de esta malhablada de Montserrat, que no se calló a tiempo. Y Magdalena da saltos de alegría, porque se ha escapado del último lío que ha montado, hasta el siguiente, y al final la gente sólo recuerda que esta catalana del PP insultó a los andaluces.

-Aún no se han dado cuenta de que en este país sólo pueden insultar los nacionalistas.

Los del partido de Carod-Rovira pueden despotricar contra los extremeños o los andaluces, gracias a que ERC no se presenta aquí. Las disputas entre comunidades les benefician, porque ellos siempre van con los suyos. Pero en el PP deben aprender a no ir a favor de los otros. Con declaraciones como las de Montserrat Negrera ya se sabe: en Cataluña pasan por anticatalanes, en Andalucía por antiandaluces, no gobiernan ni aquí ni allí, y se expedientan entre ellos. De lujo, como dicen en la Junta.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios