Manuel Ríos Ruiz

Experiencias de los experimentalismos

Acotaciones al programa

ESTA noche, dentro de la amplia programación del tradicional Festival de Jerez, tendremos ocasión de presenciar en la Sala Paúl una de las muestras más significativas del experimentalismo flamenco, con el espectáculo 'Chicana Gypsy Project', protagonizado por la bailaora María Bermúdez y su extenso elenco de voces e instrumentistas. Cita artística que nos proporciona la posibilidad de acotar, aunque sea con la brevedad que impone el espacio disponible, características del llamado experimentalismo flamenco, siguiendo las aclaraciones que emprendimos en 1988 en nuestro 'Diccionario Enciclopédico Ilustrado del Flamenco'.

Después de la etapa de revalorización de los estilos flamencos básicos, iniciada en los años cincuenta, labor que se consolida en los sesenta y siguientes, se perciben a continuación diversos intentos de evolución y experimentalismos musicales con bases en los sones flamencos, especialmente en los festeros, mezclados con músicas foráneas de moda como el jazz y el rock, tanto en España como en el extranjero. Una de sus manifestaciones iniciales la constituye el disco de jazz flamenco de Pedro Iturralde, aparecido a finales de los años sesenta, seguido de la irrupción del grupo rockero Smash, que despertó una división de opiniones. Y sin la existencia del citado grupo, son impensables los que le siguieron, entre los que destacaron Triana, Guadalquivir, Alameda, Goma, Las Grecas, Granada y solistas como Toti Soler.

Y frente a estos a estos experimentalismos en torno al flamenco, en los que se cuida al máximo los efectos comerciales por parte de las firmas discográficas, y que alcanzan el aplauso y el seguimiento de de un público joven, aunque no con una continuidad patente, se alzan las voces de los aficionados cabales, de críticos y flamencólogos, que perciben en tamaño tratamiento musical tan heterodoxo del flamenco, un inminente peligro para su pureza y conservación. Algo que realmente no ha sucedido, puesto que el público ha sabido distinguir posteriormente y con claridad entre la tradición y la evolución experimental a la hora de elegir.

Además, cabe reseñar al respecto la experiencia por aquellos tiempos del bailaor Mario Maya, que terminaba uno de sus espectáculos flamencos con un fragmento de una sinfonía del mismísimo Mahler. Y recordar que el guitarrista Sabicas grabó un disco titulado 'Rock encounter', que encerraba una serie de posibilidades entre un guitarrista rock, Joe Beck, y otro flamenco. Podríamos continuar exponiendo numerosos ejemplos de experimentalismos musicales con base en el flamenco, los que están en la mente de todos desde 'Flamenco-yaz', de Pepe Nieto, que data de 1976, hasta los últimos de los conjuntos jerezanos Jerez-Texas y Los Delinqüentes, por ejemplo. Y es que una vez diferenciado el flamenco legítimo de los experimentalismos, lo que debe importar es la calidad en las dos facetas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios