Opinión

Pepe Marín

Lo que pudo ser y no fue: Cátedra de Arte Dramático

Hace cincuenta años -1971-, en el entonces Conservatorio Municipal de Música de Jerez se creó la Cátedra de Arte Dramático con la aspiración de que, aficionados al teatro se inscribiesen en ella y de esta forma poder seguir los cursos -tres años-, de dicción, lectura expresiva, historia de la literatura, declamación, fonética, maquillaje, indumentaria, etc. Tanto por parte del director del centro, don Joaquín Villatoro, como por la mía, existía el sano proyecto de configurar las bases de lo que en su día, siempre que el Ministerio de Cultura lo autorizara, pudiera nacer una verdadera escuela de actores y que estos, cubiertos los cursos correspondientes, pudieran examinarse en alguno de los Conservatorios oficiales existentes por aquel entonces. Pero las cosas no salieron como habíamos proyectado ya que, la poca o prácticamente nula información pública del proyecto hizo fracasar la idea por lo que, fueron muy pocos los aspirantes que solicitaron su ingreso, hasta el extremo de considerarse que, el bajo número de solicitudes hacía inviable la puesta en marcha de lo que en un principio dimos en denominar Cátedra de Arte Dramático, acogida como la orquesta que sí funcionaba, en el Conservatorio. El nulo resultado de la convocatoria lo motivó en parte, en una gran parte, el ninguneo de los –por otro lado pocos-, medios de comunicación existentes en aquellos años en Jerez preocupados de otras informaciones lejos de las de carácter cultural, ya que, de haber sido como debería haber sido, la difusión del invento habría llegado a los ciudadanos sin excepción y, un ilusionante grupo de chicas y chicos podría haber dado forma a la convocatoria cuyo resultado no fue el que habíamos pensado ilusionadamente; y así quedó el tema.

Pero como no se trataba de ponernos a lamentar lo que pudo ser y no fue, nada de desesperanza, el grupo de actrices y actores ya consolidado con las siglas de Radio Popular de Jerez prosiguió con su tarea difusora ofreciendo textos teatrales y poéticos, en muchas ocasiones coincidentes. Un ejemplo del apartado poético aconteció el 24 de abril del referido 1971 cuando en Arcos de La Frontera y, auspiciado por la Delegación de Cultura de su Ayuntamiento procedíamos a presentar el libro “Tierra”, del gran poeta local Julio Mariscal Montes. En dicho acto, presentado por Félix Iglesias bajo el extraordinario artesonado del salón parroquial de Santa María, con lleno absoluto, estuvieron presentes el entonces alcalde, Laureano Becerra, el diputado provincial Jesús de las Cuevas, poetas, escritores y público en general, tuve el placer de reencontrarme por enésima vez con la poesía de Julio Mariscal danto lectura a diversos poemas de su libro “Tierra”. La segunda parte del referido acto consistió en un extraordinario concierto del guitarrista jerezano José María Molero. Julio Mariscal, visiblemente emocionado, agradeció el trabajo de cuantos habíamos tomado parte en el referido acto.

La actividad del grupo de teatro de Radio Popular de Jerez programada para 1971 tuvo su continuidad en el 72 especialmente con la puesta en escena, en el atrio de la Catedral, del auto sacramental de Pedro Calderón de la Barca “El gran teatro del mundo”. Con anterioridad, el 16 de junio de 1971, lo habíamos puesto en escena –de una forma más modesta-, en el Salón de actos de los Luises. (Un espectáculo que años más tarde volvería a ser ofrecido ente las puertas del primer templo jerezano por una compañía profesional). Para la referida función, el Ayuntamiento, a cuyo alcalde recuerdo con gran afecto, don Manuel Cantos Ropero (q.e.p.d.), subvencionó la función con 5.000 pesetas. Quiero recordar que fue la única ayuda que recibimos a lo largo de diez años; después de haber actuado en Málaga, Sevilla, Huelva, Cádiz y, lógica y con profusión, en Jerez.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios