Crónica Levantisca

J. M. Marqués Perales

jmmarques@diariodecadiz.com

Oda a la lenteja

Son lentejas, Albert, si me quieres apoyar, lo haces y si no, me dejas, que vamos a elecciones, le dice Rajoy

Nunca comprendí ese desprecio por las lentejas, si las quieres, las tomas y si no, las dejas. Fernando Martínez-Maíllo, que además de alcalde de Casasecas de las Chanas es el coordinador general del PP, recurrió a las humildes lentejas para ilustrar en qué había consistido el pacto de investidura con Ciudadanos, un mal plato al que no había más remedio que poner buena cara, aunque todo indica que Mariano Rajoy no está dispuesto a cumplir: ni límites de mandato ni el fin de los aforamientos. Albert Rivera no aguanta más humillación, vale que sus votos no sean decisivos, pero son necesarios y ayer le contestó al de las lentejas con un tomatazo de huerta: le retira el apoyo al presidente de la comunidad de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, que caerá mediante una moción de censura.

Juan Marín, que es el hombre de Rivera en Andalucía, auguró ayer en el Parlamento que a Rajoy "se le van a atragantar las lentejas", lo que anticipa un horizonte inestable en España que concluirá con unas elecciones en 2018. Marín se ha puesto unas cuantas medallas a cuenta de su acuerdo con Susana Díaz: la bajada del IRPF, la negociación del impuesto de Sucesiones y, en especial, la retirada de Manuel Chaves y de José Antonio Griñán de la política. La dimisión que Ciudadanos no consigue del presidente de Murcia es una lentejita al lado de los dos grandes garbanzos que Juan Marín y Albert Rivera se comieron en Andalucía: Chaves y Griñán, 20 años de gobiernos de la Junta y dos presidencias federales del PSOE, las mismas de Ramón Rubial.

El desprecio que el PP está mostrando hacia su principal, y único, socio debe esconder algo, porque no se entiende, de no ser que la estrategia pase por utilizarlos como un pañuelo de papel para acosarlo en las próximas elecciones generales y arrinconarlo en un grupo de no más de 20 diputados. Así como una parte del PSOE, la que no es el de Pedro Sánchez, cree que se está abriendo la oportunidad para cercar a Podemos después de la defenestración de Errejón, el PP hace sus cálculos y busca otra mayoría en el caladero que se les ha ido con los naranjas. Al final, cuando lleguen las elecciones, Rivera no tendrá ningún relato, Rajoy le habrá vaciado de argumentos. Ciudadanos se encuentra en uno de los momentos críticos de su historia, ésos en los que el electorado se pregunta para qué sirve el centro. Son lentejas, Albert, si me quieres apoyar, me apoyas y si no, me dejas, que vamos a elecciones.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios