A RIENDA SUELTA

Manuel Moure

Pedro, en su tren

NO hay nada peor que empeñarte en pasar por alto que tu tiempo se acabó. Es lo que le puede suceder a cualquier profesional que ya no disfruta con sus quehaceres, a un servidor público que a cada día que pasa vela más por sus intereses que por los de la sociedad o a un político que tiene que asumir, de una vez por todas, que perdió el tren de su vida. Pedro Sánchez es una mescolanza de todo lo anterior, al menos bajo mi punta de vista. El tren que debía tomar le pasó por delante y se marchó. Evidentemente, el billete que debería haber pagado costaba demasiado. Hasta hay que felicitarse por su impuntualidad. Ese precio excesivo no solo afectaría a su bolsillo, sino también al resto del pasaje. Ahora, Pedro, quiere fletar otro tren, un empeño que se antoja endiablado, más que nada porque no hay tanto pasaje para ocupar los asientos así como porque siempre habrá más aspirantes a maquinista que a azafato. Es unas de las características de esta histórica locomotora.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios