YENDO AL GRANO

Víctor Cantero

La de El Portal

...EL último bastión del azúcar jerezano. El inicio de la campaña de la molturación de la remolacha nos ofrece un ejemplo más de lo que está ocurriendo en los últimos años con el tejido industrial jerezano. Se cerró Guadalcacín y ahora resulta que la planta de El Portal es la única que queda operativa en toda Andalucía. Traemos aquí a colación lo que está sucediendo con la industria azucarera por haber sido ésta durante muchos lustros todo un icono de prosperidad económica y de mantenimiento de puestos de trabajo para Jerez y su comarca. Ante situaciones de cierre y de pérdida de empleos como la que se cita, uno no puede menos que preguntarse dónde están los efectos positivos de la globalización de nuestra economía.

A la vista de la permanente desmantelación de la pequeña y mediana empresa en nuestra ciudad parece claro que las consecuencias de los balances económicos negativos de las empresas siempre las pagan los mismos. Cuando una planta azucarera no es rentable se cierra, se pone en la calle a decenas de trabajadores y aquí no ha pasado nada. Sea propiedad de Azucarera Ebro o de British Sugar lo importante es que no se pierda cuota de mercado y que al final de cada campaña el azúcar sea un negocio no sólo dulce sino suculento en cuanto a la cantidad de euros que reporta al patrón que lo controla. Evidente que el mercado es muy competitivo y que los márgenes de beneficios en muchas ocasiones son escasos, pero de ello no tienen culpa alguna los trabajadores, quienes cumplen con su jornada laboral y en todo momento luchan por sacar adelante las empresas en las que se ganan su jornal. Esta primacía de los intereses lucrativos sobre la necesidad de mantener los puestos de trabajo muestra en toda su crudeza el lado menos humano de las relaciones laborales. Y cuando se olvida que el trabajo es primero un derecho y luego una necesidad se están poniendo las bases para la protesta y el conflicto social. Y sirva como muestra un botón, me refiero a las contundentes movilizaciones callejeras realizadas en los últimos días por los trabajadores del metal en Vigo. Si justo es que el empresario busque los resultados económicos en aquello en lo que invierte, no ha de serlo menos que el trabajador luche por su puesto de trabajo cuando las malos resultados empresariales lo ponen en peligro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios