Punto de vista

José Ramón del Río

Quinto malo

DEL lenguaje taurino, del que tantos dichos enriquecen nuestra lengua, viene lo de "no hay quinto malo" y que alude a que el ganadero reservaba para la lidia en quinto lugar al toro de mejor nota. Ahora, a la vista de los resultados obtenidos por el PP en las elecciones catalanas, el ex presidente Aznar, desde la Fundación FAES, supuestamente fundación del PP, porque en ella se integraron 5 fundaciones del PP, pero que funciona más bien como el cortijo del susodicho, ha escrito y publicado que, "ya va el quinto aviso de los electores del PP". Usa, por tanto un dicho taurino, pero en sentido contrario porque, para él, ese quinto aviso "no se puede desoír… porque para el PP es el peor escenario posible". En el mundo de los toros, al tercer aviso, los cabestros echan el toro al corral, con el consiguiente agravio y desprestigio para el torero; aquí Aznar se muestra benevolente con Rajoy, al que designó su sucesor, prefiriéndolo a Rato, (aquí sí tuvo buen ojo) ya que le da el doble de oportunidades que en el mundo taurino, en el supuesto que esta sexta sea la última que le da.

Es cierto que los resultados del PP en Cataluña son malos, aunque ni en elecciones autonómicas ni en las generales, fueron buenos. Pero el PP ha ganado en tres ocasiones las elecciones generales y dos con mayoría absoluta y pese a este hándicap de salida. Pero no es cierto que "tu rival de la izquierda ha quedado fortalecido" porque, supuesto que se refiera al PSOE, este partido ha confirmado su tendencia a la baja en Cataluña, obteniendo el peor resultado de su historia, pero vende muy bien sus fracasos, hasta el punto que Pedro Sánchez propone como presidente de la autonomía al bailarín Iceta, sin que esta frivolidad sea contestada. El PSOE sí que necesita de resultados lucidos en Cataluña para ganar las elecciones generales, como las anteriores han demostrado.

Aznar es injusto con Rajoy, que está pagando las hipotecas que él le dejó. El quinto aviso obedece, más que a sus incumplimientos, a los casos de corrupción, que se han puesto de manifiesto durante el mandato de su sucesor, pero que ocurrieron durante su mandato. Él confirmó en su cargo a Bárcenas, al que Hernández Mancha había despedido en su día y que Fraga repuso. Todos pudimos ver cómo uno de los principales implicados en el caso Gürtel, fue testigo de la boda de su hija.

Para Cataluña todos tienen soluciones, pero, como presidente le tocaba decidir y ha elegido la legalidad vigente, que es la de la unidad de la nación, proclamada por la Constitución.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios