La columna

José Rodríguez Carrión

¡Vergüenza!

¡BIENVENIDOS a Europa! Según mi amigo, hoy parecemos un poquito más de la Unión Europea; lástima que solo en cuanto al IVA que tendremos que pagar. Encima ha dicho el presidente del gobierno que no va a subir más este impuesto ni el IRPF; así que a prepararse, que ya sabemos que siempre habla del revés. Ojalá fuésemos europeos en cosas como la creación de empleo o la seriedad de los dirigentes. No hay más que ver el cachondeo en que se ha convertido la comisión de investigación de los ERE en Andalucía para darnos cuenta de que nuestra clase política es diferente a la de países donde se juzga a un presidente por mala gestión, o donde vemos como un presidente pide perdón por no haber evitado un atentado, o donde directamente lo ponen en la calle por mentir a los ciudadanos. ¿Se imaginan? Aquí, en cambio, nadie sabe nada de nada, nadie devuelve nada, nadie estuvo allí, nadie tiene culpa y todo es consecuencia de los que estaban antes. ¡Joé, si en la mayoría de los casos eran los mismos, que se les ha olvidado!

En fin, que la cosa se va a poner que arde, y no me refiero a lo que algunos malnacidos están haciendo con nuestros montes, sino a que Cáritas ya no puede más, los abuelos y sus pensiones no dan para más, y los recortes solo están consiguiendo que gastemos menos, se genere menos empleo y vaya más gente a la calle. Los despidos a veces son necesarios, nadie lo duda; pero hay empresas, como las administraciones públicas, donde los políticos, que están ahí temporalmente y sin haber pasado ningún examen (solo el haber ido en unas listas de un partido), no pueden decidir sin ton ni son el futuro de los trabajadores. Si hay que despedir gente tendrá que ser con criterios objetivos y que no atenten a los derechos de nadie por su ideología, religión o simpatía. Lo contrario se llamaría prevaricar, y un ejemplo podría vislumbrarse de las actas de algunas de las reuniones del ERE en el Ayuntamiento de Jerez publicadas esta semana por el Diario. Si lo publicado es todo verdad, solo hay una palabra que se le venga a uno a la mente… ¡Vergüenza!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios