al pie

/ Eugenio / Camacho / Facebook.com/eugenio.camacho

Vestuario blindado

DICE el todavía presidente del Xerez, Jesús Gómez, que las valientes y afortunadísimas declaraciones de Emilio Viqueira sobre su persona y el grupo que representa, "demuestra poco respeto y sensibilidad con el club, con la plantilla y con la afición". Definitivamente, este tal Gómez no se entera de nada, y no creo que tenga solución porque todos tenemos nuestras limitaciones.

No hace falta agotar el período de gracia para concluir que los que están insultando permanente a la inteligencia de la afición, la plantilla, los medios de comunicación y el club son "esta gente", como prudente y respetuosamente se refiere a ellos el propio director deportivo del club.

A la causa azulina se han sumado también Vicente Moreno, los administradores concursales y entiendo que no tardarán en hacerlo los capitanes en nombre de todo el plantel.

Es lo positivo que puede extraerse de todo este trae y lleva, de este esperpéntico sainete que protagonizan los nuevos inversores con el inefable Gómez como principal protagonista.

Igual que hace ocho años, en la primera etapa de Esteban Vigo, la plantilla ha optado por instaurar un Califato independiente y aislarse del resto del mundo mundial. En aquella ocasión el enemigo no sólo era el rival de turno de cada domingo, sino que estaba también en casa, con el no menos inefable José María Gil Silgado y toda su tropa.

Vicente Moreno vivió aquella experiencia como jugador. Sabe de la importancia de hacer piña y blindar el vestuario de puertas para adentro. Por eso habló tan claro el jueves, porque sabe que buena parte de las opciones de salvación pasan porque el plantel sepa hacer causa común.

Me da a mí que los aficionados no dudan ya de qué pie cojea cada uno, por lo que los pitos irán dirigidos hoy al palco en lugar de al terreno de juego, donde se cuecen nada menos que las opciones de supervivencia del club.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios