Vara y pulgar

Daniel Lamparero

Una buena solución

Ese día los protagonistas son los niños, así que hay que procurarles las mayores comodidades posibles

Acabada la Navidad -qué pronto pasa lo bueno- toca la vuelta a la rutina -mañana hay cole-, cuando todavía resuenan los ecos de la Cabalgata de Reyes Magos del pasado día 5, que estrenó un nuevo recorrido por mor del coronavirus, buscando avenidas grandes y evitando la estrechez de las calles del centro. Y, salvo opinión cualificada de los que saben de esto -porque, como decía Lillo, “no todas las opiniones son respetables, lo que es respetable es el derecho a opinar”-, entiendo que fue una buena solución y un acierto del Ayuntamiento tirar para La Granja, sacar las carrozas de intramuros, abrir el itinerario utilizando espacios abiertos y llevando el carrusel de la ilusión por una nueva carrera oficial de la Navidad.

Al igual que, con acierto, se ha hecho con otras iniciativas municipales, llevar la Cabalgata  por barrios y  barriadas puede ser una idea a estudiar -ahí ya entran aspectos más delicados como el de la seguridad y otros factores que a uno se le escapan-, ya sea alternando con el centro histórico o diseñando recorridos distintos cada Navidad. Sí que está claro que apostar por avenidas reparte mejor al público:aunque haya aglomeraciones -a la Cabalgata de Jerez vienen niños de toda la provincia-, el paso por la avenida de Europa, Fernando Portillo y Lola Flores permitió una menor masificación, que es de lo que se trataba. Con este objetivo, también se alcanzó otro, el de llevar a los Reyes Magos por otras partes de la ciudad.

Y para la mayoría de jerezanos no es menos cómodo el cambio de recorrido: en anteriores años, buscar aparcamiento en el centro era misión imposible y más de uno acababa en el aparcamiento de Ifeca si no más lejos para ir andando hasta el centro, y el pasado miércoles había más recorrido -y aparcamientos cercanos- para que los que se desplazasen en coche pudieran encontrar estacionamiento.

Ahora es cuestión de que los que mandan se dejen aconsejar por los que saben de esto y calibren si repetir por las barriadas o volver al centro si la pandemia lo permite. Tampoco es que la Cabalgata de Reyes sea un asunto de Estado, pero en Jerez casi, casi. Y no olvidemos lo más importante: ese día los protagonistas son los niños, así que hay que procurarles las mayores comodidades y facilidades posibles a ellos y a las familias. Solo hay que ver la cara de ilusión de los más pequeños -y la de satisfacción de los padres- para dar cualquier esfuerzo por bien realizado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios