la torre de vigía

Juan Manuel Sainz Peña

Las cacas y el CSI

Juan 

Ni de coña. Las medidas anunciadas para disminuir la CPMPP (Contaminación Por Moñigas y Plastas de Perro) no han servido absolutamente para nada, y cualquier persona de la corporación municipal que quiera rebatírmelo se va a tener que enfrentar con una buena montaña de fotografías tomadas en diferentes barridas de Jerez, donde pasar sin pisar una mierda de perro es pura entelequia.

Que Jerez (sobre todo las barriadas) están más sucias que nunca no es algo que ni descubro yo ni pretendo hacer saber. Eso lo sabe todo el que vive en esas barriadas o cualquier vecino que pasee por esas zonas.

Que no, oiga, que yo leo o veo en la tele las campañas de concienciación y es que me parto de la risa. Y si ya salen noticias en torno a los métodos para pillar a los infractores (que no son los perros, por si a alguien se le había pasado por la cabeza, sino los dueños) es que ya se me descuelga la mandíbula. Que no. Que esta escalada mierdil, de pura guarrada, no la para ni Casillas.

Pero no. No hay que echarle la culpa solo a las autoridades. Los dueños que recogen los excrementos de los perros son muchos, pero los que no, me temo, son aún más; una panda de guarros y de insolidarios a los que, por mucho que digan, no les va a caer una multa ni de coña marinera.

Y así está Jerez, sobre todo en según qué zonas, maldita sea. Una vergüenza para el ciudadano y una desagradable sorpresa para quien visita la ciudad por cualquier motivo.

Ya saben eso que se suele decir por aquí cuando se pisa una mierda: compra cupones. Pues como lo haga todo el que pose el pie sobre una plasta los de la ONCE se van a forrar. ¡Qué asco!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios