Editorial

Los datos del paro, más dulces que agrios

LOS datos facilitados ayer por el Ministerio que dirige Fátima Báñez sobre la evolución del empleo durante el pasado mes de junio en España nos vuelven a colocar ante una realidad agridulce, aunque es cierto que esta vez lo dulce se impone a lo agrio. En general, se han acelerado tanto la creación de puestos de trabajo como la afiliación a la Seguridad Social, superando la ralentización que se había observado en los últimos tiempos. Por contra, se sigue detectando un empleo bastante precario y sólo el 5,3% de los contratos firmados fueron indefinidos a jornada completa.

En España era difícil encontrar ayer algún analista medianamente objetivo que no encontrase positiva la evolución del empleo durante el mes de junio. Al fin y al cabo, la percepción general de que la economía del país va mejor ha sido uno de los elementos que más han influido en la reciente victoria del PP en las elecciones generales. En concreto, en este periodo, las afiliaciones a la Seguridad Social crecieron en 98.943 cotizantes (un 2,9% más que hace un año), el mayor aumento en este mes desde hace una década. Poco a poco, algunos indicadores económicos se van acercando a niveles de precrisis. Además, el paro disminuyó en 124.349 personas, el mejor registro desde 2013, colocándose la cifra total de parados en 3,7 millones.

Los más críticos con estas cifras aseguran, no sin razón, que el inicio de la campaña de verano siempre es muy positivo en un país eminentemente turístico como España. Sin embargo, los datos desestacionalizados nos indican que la caída del desempleo sigue siendo amplia (unas 50.000 personas menos) y que afecta no sólo a la hostelería y al comercio, sino también a la industria manufacturera y a la construcción.

Respecto a Andalucía, los datos también son buenos. En junio bajó el paro en 19.251 personas (un 7,58% menos que en 2015) y la afiliación a la Seguridad Social disminuyó en 20.576 personas, un dato que no es negativo si se tiene en cuenta que supone un crecimiento de 2,48% con respecto a hace un año. Como es habitual, la creación de empleo se concentró en dos provincias netamente turísticas: Málaga y Cádiz.

En general, hay que observar estos números como positivos. Tras meses con un Gobierno provisional, los datos del paro y de afiliación a la Seguridad Social han mejorado de forma ostensible, algo que invita al optimismo. Sólo queda pedir que la clase política dote al país cuanto antes de un Gobierno estable que permita mantener la recuperación económica y, en lo posible, aumentarla.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios