La crestería

Manuel Sotelino

Un final con laudo

Acaba el largo curso de procesiones en la ciudad en unos meses en los que apenas hay resuello para todo aquel cofrade que no quiere perderse ni una. Sinceramente pienso que aquel ‘capillita’ que esté dispuesto a asistir a todas las procesiones programadas debería de ser premiado por el consejo. Haberlas las hay de todos los colores. Y en muchas ocasiones los cofrades no pensamos en lo que puedan estar pensando aquellos a los que, con todo el derecho del mundo, ni les va ni les viene esto de las cofradías. Silentes, sólo pueden aguantar cómo una calle está cortada por estar alfombrada o ven perturbada su tranquilidad cuando en un velador les interrumpen el sonido de los vencejos por las cornetas que van tras un ‘pasito’ para enaltecer el ego de la junta de gobierno.

Con la Pastora de San Dionisio se da por concluido tanto traslado de pasos y ensayos de parihuelas. Pero no el curso en sí, que queda con una traca final que ya estamos esperando. Para el próximo día 3 de julio está previsto un pleno de hermanos mayores en el que se tendrá que dar una solución al laudo que resolvía el problema del reparto de las sillas y palcos. Un defecto de forma en la citación del cabildo y un reparto invalidado que ahora tendrá que tener su correspondiente resolución. En román paladino se puede afirmar que hay hermandades que tienen que devolver 1800 euros.

Nadie sabe muy bien cómo se va a acabar todo esto que tiene visos de dar días de gloria cuando algunos vean que no es un sueño, sino una realidad lo de la devolución de lo recibido en 2017.

¿Habrá que devolver el dinero cobrado sin anestesia previa? ¿Se ofrecerá una liquidación por lo ya cobrado y este de 2018 las vísperas, glorias y sacramental se quedarán con una mano delante y la otra atrás? ¿La hermandad de la Cena quedará satisfecha al dársele la razón jurídica y no solicitará que se lleve a cabo movimiento alguno ni devoluciones?

Poco trasciende de todo esto pero sí se puede adelantar que los fuegos artificiales que ayer lucían en la Pastora pueden quedar en una anécdota al lado de este pleno que ya se antoja calentito.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios