La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

El general Custer era de Benacazón

Para Biden las atrocidades contra los indios las cometieron exploradores europeos, no militares estadounidenses

SABEN aquel que diu que Biden lamenta “la historia dolorosa de errores y atrocidades que muchos exploradores europeos infligieron sobre las naciones tribales y las comunidades indígenas”. Edad tiene el hombre para conocer la historia de su país y la edad de oro del western, pese a lo cual por lo visto cree que el general Custer era de Benacazón; que Abraham Lincoln, que sirvió como capitán en la guerra contra los navajos (1846-1963), era de Móstoles; que la milicia de Tucson que perpetró en 1871 la matanza de los apaches estaba formada por extremeños; que la guerra con los sioux (1876-1877) fue perpetrada por emigrantes gallegos recién llegados a Estados Unidos; o que la matanza de Wounded Knee (1890) la perpetró un conocido aragonés llamado Samuel Whitsid.

Biden achaca las masacres indias a los “exploradores europeos” aunque la teoría del destino manifiesto se formulara en 1845 o que el famoso “Go West, young man” se atribuya a Greely en 1865. Fechas y nombres que para Biden, por lo visto, no están relacionadas con los estadounidenses sino con los exploradores europeos. Denuncia que “la exploración” ocasionó “una ola de devastación” contra los nativos-americanos. Pero olvida que el grueso de ello se produjo en su país después que los ingleses (1787) y los españoles (1801) perdieran sus colonias y nacieran los Estados Unidos de América. Y que el grueso de las guerras indias y la más brutal desposesión de tierras con la expansión hacia el Oeste tuvo lugar tras la Guerra de Secesión que ellos consideran una segunda fundación de los modernos Estados Unidos.

Redondeó Biden su acierto elogiando el legado de los italianos –“hoy millones de ítalo-estadounidenses continúan enriqueciendo las tradiciones de nuestro país y la cultura, con contribuciones duraderas a nuestra nación”– que por lo visto, Capone, Anastasia, Maranzano, Lucchese, Costello, Luciano o Genovese aparte (que tampoco es que me quiera poner en el plan del senador Geary de El Padrino II que despreciaba a los italoamericanos “de pelo aceitoso” y “horribles trajes de seda”), son la gloria de América frente a la vergüenza que los españoles, con fray Junípero Serra al frente, representan. Tanto se entusiasmó que llegó a decir que Colón fue “el primero de muchos exploradores italianos en llegar a lo que más tarde se conocería como las Américas”. Acertado que estuvo el hombre.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios