La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Cuatro meses después no hay excusa

Parece que la responsabilidad se haya transferido a lasautonomías y de éstas, a los jueces y los ciudadanos

Que entre febrero y marzo se hicieron las cosas tarde y mal es un hecho. Nadie lo sabía, todos los gobiernos se equivocaron… Lo de "mal de muchos, consuelo de todos" es posible que logre que los responsables se vayan de rositas, sino hasta como héroes incomprendidos y perseguidos por una oposición canallesca. Pero esta semana se han cumplido cuatro meses del decreto del estado de alarma y la imprevisión y consiguiente el vacío legal están complicando las reacciones frente a los crecientes rebrotes. "El retraso de las leyes sanitarias deja un vacío legal contra el Covid. La reforma de la legislación sanitaria planteada como plan B no estará lista al menos en un mes y la actual normativa no permite limitar derechos fundamentales" titulaba El Confidencial el mes pasado. "El vacío legal tras la alarma frena la lucha contra el rebrote en Lleida", titulaba El País el pasado martes 14, el día en que se cumplían cuatro meses del confinamiento y casi un mes después del anterior titular, publicado el mismo día -el 23 de junio- en que la Ser anunciaba: "El Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias lleva días elaborando un nuevo plan de actuación para estar preparado ante la eventualidad de que el virus vuelva con fuerza a una zona determinada de nuestro país o que se acabe produciendo una segunda ola de la pandemia. El Gobierno no quiere que se le vuelva a acusar de imprevisión".

Pues no querrá, pero cuatro meses después de que actuara tarde mal y vuelve a hacerlo. Parece que las responsabilidades se hayan transferido del Gobierno a los gobiernos autonómicos y de estos a los jueces y los ciudadanos. El ministro de Sanidad ha subrayado que las reuniones familiares son el origen del 45% de los 123 brotes activos en España. Es cierto que se están viendo espectáculos vergonzosos de irresponsabilidad con excusa de celebraciones deportivas y fiestas de diverso tipo. Y que las celebraciones familiares son focos de rebrotes. Pero a ello hay que sumar la grave imprevisión del Gobierno y el vacío legal. Torra será un majara nacionalista que aprovecha la pandemia para atacar al Gobierno y fortalecer su discurso, pero Feijoo no lo es y también, como otros líderes autonómicos, está dispuesto a recurrir a la justicia ordinaria para cerrar municipios o provincias si aumentaran los rebrotes ante la inexistencia de un criterio único. Y en este caso no caben excusas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios