Editorial

Un pacto por necesidad

Apesar de la desconfianza creciente que lastra sus relaciones, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy concluyeron ayer con acuerdo en lo fundamental su segunda entrevista en la Moncloa en esta legislatura. La grave situación financiera internacional, con su repercusión directa en la economía española, exigía de ambos líderes una actitud de cooperación franca y leal, sin detrimento de sus respectivas posiciones. Ambos han cumplido con la expectativa creada. Por una parte, el líder de la oposición ha dado su respaldo a las medidas adoptadas los últimos días por el Gobierno, en el marco concertado de la Unión Europea, sobre garantía de los depósitos de los ahorradores, dotación de un fondo para comprar activos a las entidades bancarias en dificultades y avales para que las mismas se endeuden y puedan volver a una política de créditos que reactive la economía. No podía ser de otro modo, ya que son medidas responsables y acertadas. Lógicamente, Rajoy ha ejercido su papel de oposición al pedir al presidente que la aplicación de estas medidas se haga con transparencia y control, bajo la supervisión directa del Banco de España y con una información parlamentaria continuada. El objetivo final de estas cautelas, que conectan con exigencias de la ciudadanía, es que las ayudas no sirvan exclusivamente para sanear el sistema financiero, sino que alcancen su auténtico significado al hacer llegar los recursos a las familias en dificultades y a las pequeñas y medianas empresas, creadoras de empleo, que han de reactivar el aparato productivo. Va de suyo que Rajoy considera insuficiente este bloque de medidas, ya que, a su juicio, no contempla la otra parte de la crisis, la que afecta a la economía real, y también su convicción de que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado presentado por el Gobierno no es el adecuado para responder a la situación planteada. No podía esperarse otra cosa. En resumen, la entrevista ha sido positiva, da seguridad y estabilidad a los españoles, pero habrá que estar alerta para que se cumplan los buenos propósitos y se aproveche la crisis para salir de ella con una economía más saneada y solvente.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios