la nicolumna

Nicolás Montoya

A pie cambiado

CUANDO nos hacen cambiar la hora de nuestros relojes es cuando nos damos cuenta de la noción de tiempo, y así, en tiempos de mayor oscuridad al atardecer, el refugio de los malvados deja de ser el día y acaba siendo la noche.

Como parece ser que los malvados son pocos y los bien nacidos muchos más, las cosas empiezan a aclararse. Por eso no es descabellado pensar que la mayoría de jerezanos, gaditanos y andaluces son los más afectados por el cambio de hora porque en realidad vivimos en la calle y porque nos alimentamos del sol, y cuando nos obligan a encender las luces a las siete de la tarde es cuando nos desubicamos y nos acordamos de las diez de la noche en bañador y sandalias de hace unas semanas.

Andamos trastocados desde el sábado, con el agravante del puente y de los horarios de las grandes superficies. Si desde pequeños sabíamos que la razón primordial era el ahorro energético, ahora de mayorcitos es cuando nos damos cuenta de que las razones deben ser otras y de que las medidas planteadas en contra de la naturaleza no suelen acabar bien. Ejemplos tenemos en campings, en volcanes, en riadas y maremotos. Pero como parece que no escarmentamos, las últimas consecuencias del cambio de las agujas del reloj han llegado a afectar a la vida diaria. A modo de cambio horario de traslado del pendón, ya a estas alturas debemos andar con el paso cambiado, y es de suponer que los horarios de autobuses se adaptarán a los de la huelga, que los políticos no perderán ni un minuto buscando el voto, que los partidos del Xerez serán de madrugada para que los vean en Singapur y que los angelus de la unión de hermandades sea atrasarán a la taurina hora de las cinco de la tarde por aquello de hacer patria.

Siempre hay quienes se aprovechan del cambio de hora, amén de inculpaciones piadosas y de trastoques del jetlag. Lo único a tener en cuenta es que para perder un minuto de la vida siempre hay tiempo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios