El microscopio

De rostros y ataúdes solitarios

CONTRASTA el gran número de jerezanos, más o menos conocidos, que abarrotan con sus rostros las farolas de la calle Larga con las imágenes captadas en exclusiva por Diario de Jerez, en las que se palpaba la soledad, la terrible soledad, con la que fue enterrada en el cementerio la última víctima de los malos tratos en la ciudad. La lucha contra la violencia de género no debe quedarse en una pose para la fotografía del periódico, en un acto de repulsa o en unas declaraciones condenando esta execrable y apabullante plaga. Dicha pelea también se dirime en esos momentos en los que la familia se da de bruces con esos últimos centenares de metros que deberán recorrer a pie tras un coche funerario.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios