Desde la Castellana

Alejandro Daroca

Que le salgan las cuentas al Ayuntamiento

No le podría venir nada mejor a nuestra ciudad que le salieran las cuentas que María José García Pelayo tiene encima de la mesa, tras la aprobación por parte del Ministerio de Hacienda del Plan de Ajuste que se presentó el pasado treinta de marzo, aprobado sólo por el PP, porque la oposición dio la espantada, no fuera a mancharse con soluciones positivas.

Dicen desde el Consistorio que el ministro Montoro ha dado el visto bueno al plan de pagos que ha propuesto el Ayuntamiento para tratar de ponerse al día con los proveedores municipales a los que se les debe dinero desde hace decenas de años. Hay deudas desde los años noventa y la mayoría de estas, el 78 % de las mismas, se deben a la etapa en la que el Municipio estuvo en manos de los socialistas. Aunque no se pidan explicaciones, conviene recordarlo, para que templen el tono cada vez que Pilar Sánchez y Pedro Pacheco levantan la voz, que es cuando pretenden olvidar el agujero de su gestión.

A lo que iba, que en el Ayuntamiento había un total de 13.000 facturas pendientes de pago y que el Ministerio ha dado el visto bueno al abono de esas 12.999 facturas, concretamente, habilitando las líneas normales de crédito a favor del Ayuntamiento por parte del ICO, crédito que tiene que ser oficializado por el Ayuntamiento, en pleno, en los primeros quince días de mayo. Así que espero que la Feria deje un hueco para que los señores ediles se reúnan, los propios del PP y los de la oposición, y aprueben la solicitud de ese crédito que ayudará a pagar la enorme deuda de 328 millones de euros, que irán a parar a manos de las 1.129 personas jurídicas o físicas que son los acreedores. Debo suponer, y supongo bien aunque no conozco el detalle del listado de estas mil y pico pequeñas y medianas empresas, que poner ya “en la calle” los 328 millones de euros dará un respiro a la ciudad y cierta movilidad económica. ¡Y encima acaba de llegar el dinero que se le adeuda a los de Acasa!

La aprobación de este Plan de Ajuste conlleva una no tan buena noticia, como es la aprobación del ERE que se pondrá en marcha sobre el Ayuntamiento de la mano del Bufete Garrigues. Recordemos que se trata de 390 personas que habrán de abandonar el Municipio y de otras 250 personas, mayores de 61  años, con los que se tratará de llegar a acuerdos de prejubilación. Qué duda cabe que se trata de una medida dolorosa, y me atrevo a afirmar que muy, muy dolorosa para los que resulten afectados. Pero más que necesaria, si se quiere afrontar un futuro con relativa normalidad. Conviene recordarlo: el Ayuntamiento de Jerez tiene 1.920 empleados directos, más 600 personas empleadas en empresas municipales y otras 1.600 que son de nóminas de empresas concesionarias. Estos 4.100 empleados cuestan 110 millones de euros. ¿Puede el Ayuntamiento pagar esta nómina con sus ingresos? 

Según estudios comparativos de otras ciudades bien gestionadas, una ciudad española de una población aproximada a la de Jerez –con alrededor de 200.000 habitantes—conlleva un coste de nóminas de entre 65 y 70 millones de euros, cuando en Jerez, ya lo he dicho, se dispara hasta los 110 millones de euros. ¿No sobran casi la mitad de todos los empleos de este Municipio? Y más a más, como dice el refranero, cuando tenemos el equipo de gestión municipal --alcalde, concejales y delegados—que menos dinero nos cuesta a las arcas públicas municipales. Y eso sí que lo pueden hacer público, que el Ayuntamiento nos diga cuanto cuesta la nómina mensual de su equipo de Gobierno y nos la compare con la última del Gobierno socialista.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios