Alberto Núñez / Seoane

'El tío la vara'

CREO que tenemos que llamar con urgencia a 'el tío la vara', aparte de que estaría muy bien que se liase a varazos con la caterva de sinvergüenzas a los que los medios de comunicación no cesan de sacar a relucir las fechorías cometidas, sobre todo para que instaure su vara como único medio de medir a todos los, presuntos o no, imputados, acusados, delincuentes, falseadores, rateros y desvergonzados que abarrotan este país.

Los de la 'zeja', secta en vías de extinción por orfandad de líder: Zapatero, andan haciendo el ridículo, cuando no el puro imbécil, por esas zorrunas calles y múltiples foros de Dios.

Unos berrean porque se juzgue a un presunto infractor de la Ley, en este caso un juez, más que nada porque, en su día, las actuaciones del acusado fueron del agrado de los ahora vociferantes. Da igual que luego, los mismos, exijan que "todos seamos iguales ante la Ley", si a ellos no les conviene, pues se acusa de fascista al Gobierno, al Tribunal Supremo y al sursuncorda si es preciso, total, por rebuznar… ya ven: ¡varas, distintas, de medir!

La petarda de Carmen Chacón, en busca del aplauso fácil en un mitin de puro cachondeo, decía hace pocos días: "algo falla cuando se sienta a un juez en el banquillo y "ellos" están por la calle, algo falla…". El juez es Garzón, imputado, primero, y acusado, después, porque, nada menos que el Tribunal Supremo encontró indicios suficientes para hacerlo; pero a ella, "eso", le da igual. "Ellos", se supone que son Camps y Costa, juzgados y declarados "no culpables", o sea, inocentes; pero a ella le sigue dando igual. Ella, como otros muchos de su misma condición, no buscan justicia, lo que persiguen es "su" justicia, si no les gusta a quien se juzga, pues… ¡no hay justicia!; si la sentencia no es la que quieren: ¡no hay justicia! Mientras, en un alarde insultante de cinismo integral, se "olvida" de mirarse al ombligo y hablar de lo que tiene en "casa", "esos", los que no son sospechosos de aceptar trajes de regalo por valor de 18.000 euros, si no de haber defraudado o derrochado millones y millones, "esos" que no han sido declarados "inocentes", si no que están, para empezar, imputados… ¡distintas varas de medir!

Otra "prenda", el "ex", Pepiño Blanco, el "azote" de los presuntos corruptos, contra los que arremetía a sangre y fuego, a los que exigía "por limpieza democrática" la dimisión de sus cargos, de los que responsabilizaba al PP por no actuar contra ellos con la contundencia que la "dignidad" exigía, etc. … ¡hasta que llegó "el de la gasolinera"! Llegó Dorribo, le acusó de haber cobrado favores, el Supremo vio indicios, fue a declarar, pero … ni se "azotó", ni se "limpió democráticamente", ni, por supuesto, dimitió, sólo negó y negó… ¡varas de medir, distintas!

Y otro más: Griñán, el heredero de Chaves, que no se cansa de hablar del caso Gürtel, de Matas y de Camps, y está muy bien que lo haga, la corrupción es una lacra que hay que extirpar de nuestra sociedad, lo que no está bien es que no lo haga de su antecesor, de los presuntos chanchullos de los hijos de éste o de sus directores de empleo -tres- imputados en los miserables EREs falsos… ¡de medir, distintas varas "habemus"!

Y así, mareando la perdiz, va pasando el tiempo y con él, nuestras vidas. Pasan los gobiernos y los gobernantes, pasa -de largo- la riqueza y llega la miseria, pasa el empleo y llega el paro, pasa la política y se establece la corrupción, pasa el futuro y nos anclamos en un lúgubre pasado… a esto hemos llegado, a fuerza de mirar hacia otro lado, de permitir a los bufones que nos gobiernen, a los rateros que nos administren y a los necios que nos den lecciones.

Ahora, sólo queda agarrar la vara, la misma para todos, arrear fuera, a varazos, a los "listos" de turno, impedir, a varazos, que vuelvan a entrar y restablecer los principios que hacen que podamos llamarnos, comportarnos y ser, personas: honestidad, lealtad, sinceridad y dignidad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios