El balcón del lector

David Puerto Román

La tolerancia de los tolerantes

Desde hace unos años, en España existe un cierto rechazo a nuestras señas de identidad. Una intolerancia amparada por los llamados tolerantes. En todas las comunidades habrá disparidad de opiniones, pero una sociedad rica en valores sabe aceptar y respetar también todos los gustos. Un conjunto de la ciudadanía que se gana el respeto conociendo la historia de la tierra donde vives. Tan interesante como conocer nuestros orígenes: la Reconquista de Granada en 1492 por los Reyes Católicos, el descubrimiento de América por Cristóbal Colón financiado por las arcas españolas o la Constitución sellada por todos los colores políticos en 1978. Pero sí, hay una época que recuerdan los llamados tolerantes. El franquismo. Como si esos más de 40 años hayan dejado enfrascada a nuestra España. Y todo lo que fue amparado por la dictadura, es motivo de burla y crítica. Como si la historia de España comenzara ahí. Por eso, estos tolerantes rechazan los colores de la bandera española. Que para los que lo desconocen fueron aprobados en 1785 y solo se modificaron de 1931 al 1939, durante la República. Y discuten cualquier aspecto de la religión católica. Como entrar en una Iglesia con hombros y rodillas tapadas, respetando por supuesto los de cualquier otra religión, como entrar en una mezquita con el velo. No aceptar una asignatura optativa de Religión, junto a Ética. Tolerantes que se empeñan en prohibir la tauromaquia, una tradición arraigada.

Franco fue una mancha en nuestra historia, como lo fue la Guerra Civil en ambos bandos, y muchas otras etapas de la historia de España. Pero la Memoria histórica tiene dos colores y con la historia en la mano hay que aprender a ser imparcial. Necesitamos un país que conozca su historia y con identidad defienda la historia de España.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios