A rienda suelta

J. P. Lobato

A ver, a ver...

LO siento, pero en determinados casos lo de predicar con el ejemplo hay que llevarlo por bandera, o sino ya me dirán qué tipo de credibilidad demuestra una delegada de Educación que comete faltas de ortografía la red social más pública de todas, Twitter. Ayer, Cristina Saucedo, cayó en ese espeluznante error común de confundir 'haber' con 'a ver'. No estamos hablando de un niño de Primaria que está empezando a escribir y, bueno, el fallo puede resultar más 'normal', o menos traumático, por definirlo de alguna forma. Sí es cierto que a los pocos minutos, la delegada territorial pidió disculpas y echó la culpa al corrector del móvil, que suerte de aquel a quien no le haya jugado una mala pasada similar. El cambio está en que como representante de una institución pública debería cuidar, al milímetro, cualquier manifestación pública antes de rellenar los 140 caracteres y darle a 'enviar'.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios